domingo, 30 de octubre de 2011

La que están liando los griegos #15M #spanishrevolution #democraciarealya #globalrevolution #nolesvotes


Desde luego, la maldad de los griegos no tiene límite. No contentos con hundirse ellos mismos, desestabilizar el euro, contagiar sus problemas a media Europa y poner el planeta entero al borde del abismo, ahora también dejan con el culo al aire a nuestra banca campeona del mundo.
¿Cómo? ¿Que la exposición de la banca española a la deuda griega es mínima, sólo 800 millones? Bueno, y qué: los pérfidos helenos han demostrado con creces su capacidad de causar estragos mundiales siendo una economía minúscula, así que no minusvaloren su potencial destructivo.
Ahí tienen: una nueva cumbre sobre “el problema griego” termina con una ampliación fantasma (nadie sabe cómo se hará) del fondo de rescate, nuevas exigencias de reformas a Italia o España, y una recapitalización bancaria de 106.000 millones donde los más necesitados son los que menos exposición tienen a la gripe griega. Ah, sí, y también una quita a Grecia, para salvar algo de una deuda que muchos daban ya por irrecuperable.
Como a patrióticos no nos gana nadie cuando de bancos se trata, ayer todos sacábamos pecho por nuestras entidades: “castigo”, “maltrato”, “injusticia”, “arbitrariedad”. Pues muy bien, pero a mí no me salen las cuentas: llevamos año y pico con el MacGuffin de Grecia, y hacia lo que vamos es a una gran recapitalización bancaria, pues los expertos coinciden en que los 106.000 millones no son definitivos. En el caso español, por ejemplo, sigue haciéndose la vista gorda con el verdadero activo tóxico, que no es ni la deuda griega ni la española, sino el ladrillo.
Así que sigo pensando que ni Grecia ni las deudas soberanas ni el déficit público (otro MacGuffin): el verdadero problema de Europa es desde el principio de la crisis su sistema financiero, que no es que tenga activos tóxicos, sino que es tóxico todo él. Acaba de pasar con Dexia, rescatado, se supone, porque se ahogaba en deuda griega; pero su actual gestor ha reconocido que la entidad francobelga era más un fondo especulador que un banco. Mientras, cada cumbre añade otro piso al castillo de naipes. A ver cuánto aguanta.
Artículo publicado en el diario Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí