miércoles, 2 de noviembre de 2011

Berrinches en Menéame #diseloaEspe #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya

FOTO DE ADMIN MENEAME

Crítica de Meneame

Índice.

1. Introducción.
Meneame.net es una “web social”, o sea, una comunidad de gente dedicada a enviar y votar noticias, de tal forma que las más votadas suben a la primera página. La idea fue copiada por Ricardo Galli, un argentino informático que trabaja en una universidad española, de la pionera yanqui Digg.
En este texto voy a realizar un análisis y crítica de Meneame. Ya se han realizado otros antes, pero no se han enfocado desde el punto de vista psicológico y sociológico como lo he hecho yo. Es decir, esta crítica aporta ideas no mencionadas en otras críticas, porque esas otras críticas fueron realizadas por ex-miembros de Meneame desengañados y/o hartos del lugar, gente que perteneció a Meneame y que tiene la misma mentalidad que el resto de “meneadores”. Yo, a pesar de estar registrado ahí desde hace tiempo, nunca he pertenecido en realidad al lugar, ni he participado más que un rato de tarde en tarde, no con la intención de sentirme partícipe, sino para observar y estudiar el lugar, desde fuera, para analizar el tipo psicológico de individuo que ahí predomina. Otras críticas, precisamente, noentran en el meollo del asunto: el análisis sociológico del lugar y sus funcionamiento.

2. Características.
a) Organización socialista:
  • El socio cofundador de Galli es Benjamí Villoslada, un mallorquín catalanista como se comprueba visitando su blog, y el catalanismo tiene mentalidad y siempre ha estado asociado a lo progre. Fijaos cómo le molesta al tal Galli en esta entrada de su blog que Internet sea una herramienta de los “nuevos fascismos”. Lo que jode que la gente abra blogs y webs en los cuales participa gente que acude voluntariamente a leer y escribir, blogs y webs que no están controlados por las multinacionales mediáticas. Cómo le jode, ¿eh?: De los judíos que controlan los medios de comunicación yanquis no habla. Ya se ve a quién sirve.
  • El 33% del sitio es propiedad de Martín Varsavsky, el fundador de Jazztel, de ideología progre, judío procedente de Argentina.
  • En las reglas que regulan su funcionamiento, que favorecen la tiranía del grupo contra el individuo (ver apartado de karma).
  • En las valoraciones politizadas (votando negativamente) que el grupito dirigente hace de las noticias.
  • En el grueso de miembros, consecuencia lógica de los dos puntos anteriores.
  • La palabra “karma”, nombre que recibe el sistema de reputación que regula el funcionamiento del lugar, ha sido rescatada del hippismo progre de los años 60, tan influido por el orientalismo budista.
b) Con ánimo de lucro:
En estos momentos según escribo esto, las empresas que se anuncian en Meneame por medio de Google AdSense son, según la información que está públicamente disponible en el servicio de whois:
Para ganar dinero hay que atraer a cuanta más gente mejor, a la masa, y la masa tiene mentalidad izquierdista pues es esa mentalidad la que el régimen inculca desde el colegio y con sus medios de comunicación (TV, cine, radio, etc.) a la población. Si Galli quiere ganar dinero tiene que tener una organización de estructura socialista (minoría dirigente y mayoría de borregos que supediten su libertad al grupo). La clave para lograrlo es el sistema de karma. Por eso es normal que Meneame sea un sitio progre.
c) Organización jerárquica y no democrática:
Es una organización fuertemente jerarquizada por medio del sistema del karma, en la cual los que pueden votar negativo a los artículos enviados y a las opiniones escritas son los que tienen más karma, una minoría dirigente. Esta capacidad de votar negativo les permite influir en el karma, y así, conducir al rebaño de usuarios como quieren. Y para alcanzar dicho karma superior hay que haber recibido votos positivos, esto es, el reconocimiento de la masa, o sea, tener la misma mentalidad que la masa de gente, que viene a ser lo mismo que uniformidad mental, formándose una organización sectaria. Ver el apartado sobre el karma para la explicación completa.
d) Falta de libertad:
Con los votos negativos a los artículos enviados y a las opiniones escritas, se baja el karma de la gente, con lo que quedan censurados de facto pues no pueden participar en varios días. Ver el apartado sobre el karma para la explicación completa. Además, hay sitios prohibidos de los cuales enlazar noticias.
e) Prisas:
Hay una competición implícita por ser el primero en enviar las noticias que aparecen en los medios, para recibir los votos. Además, es un sitio que no sirve para promocionarse, pues las visitas que pudieran obtenerse no se quedan apenas, pues no tienen tiempo: tienen muchas más noticias pendientes de ver, ignorando que lo importante es la calidad y no la cantidad. Una buena vale más que muchas malas. Y no digamos ya si el sitio que visitan tiene 800 párrafos como los que escribo yo sin dibujitos, fotos o vídeos. Con lo adoctrinada y acostumbrada que está la población a ser bombardeada por imágenes sin cesar, no se le puede pedir que lean algo largo. Es una buena criba, sin duda, hacerle a la gente leer, para que se vayan los mongolos de tu web.
f) Llanura mental:
Es un sitio orientado a noticias, y por lo tanto, superfluo, pues para noticias ya están los medios de comunicación. Lo que debería interesar es el análisis de las noticias, y de eso poco hay en Meneame, pues, por un lado, las prisas debido a la ingente cantidad de noticias enviadas continuamente, impiden su análisis y valoración, y por otro, como se verá a continuación, siendo un gran rebaño, no es cualidad del rebaño el análisis profundo de la información, sino sólo el seguidismo borreguil. Por eso no es de extrañar que los comentarios a las noticias en Meneame sean superficiales, de dos líneas y llenos de tópicos falsos.
g) Hipocresía:
  • Ni leen las noticias y textos enviados. El grupito dirigente evalúa deprisa y corriendo las noticias según un criterio sumamente politizado votándolas negativamente para que nadie se atreva a votarlas positivamente so pena de perder karma. Para que hubiera democracia real, bastaría con eliminar los votos negativos. Los votos positivos serían concedidos por la gente a las noticias que les gustan (las que no o las que son indiferentes no recibirían votos positivos). Pero entonces perderían el control de qué noticias suben a portada.
  • Presumen de libertad y de democracia, cuando la realidad es que con el sistema de karma una minoría controla los votos de la mayoría, como explicaré a continuación. Además, hay webs prohibidas para enlazar noticias.
  • Presumen o al menos en su FAQ se afirma que es un sitio de promoción de webs, pero la realidad es que es sólo de medios de comunicación (proveedores de noticias), y de amiguetes o favoritos suyos. Al resto les consideran “spam”:
  • Tergiversan maliciosamente el significado de la palabra spam para excluir a quien quieren o simplemente a quien no conocen. En efecto, spam no es un enlace, son muchos; spam no es un enlace interesante que aporta información, conocimiento o análisis, sino uno que pretende vender algo.
h) Monotonía:
Como explicaré en el análisis del karma, el sistema produce una selección artificial, una criba en la comunidad de usuarios en la dirección de la del grupo dirigente.

3. Karma: La presión del grupo.
He escrito con frecuencia sobre la dualidad de caracteres en los que se pueden clasificar los individuos humanos: oveja o lobo. Este es un concepto fundamental, y la dictadura democrática emplea el conocimiento en psicología y sociología para establecer su dominio, y Meneame hace lo mismo.
La mayoría de la gente es mediocre y vulgar y por lo tanto de tipo oveja, y voluntariamente desea estar integrada en un grupo de gente cuanto más grande mejor para sentirse segura, como hacen las débiles ovejas reales. Sólo los individuos más sobresalientes en personalidad y/o inteligencia se apartan del grupo y mantienen su propio camino con más libertad sin obedecer al rebaño.
Es entonces cuando entra en juego la presión del grupo, un concepto de psicología y sociología, que se refiere a la presión psicológica y social que el grupo ejerce contra el individuo que se aparta o que se muestra independiente en carácter, pensamiento y/u obra, en forma de críticas o aislamiento. Es una presión social y psicológica contra el individuo para fomentar que el grupo no se disgregue: Intolerancia.
En Internet, con la proliferación de comunidades virtuales de usuarios, como foros, blogs y webs “sociales”, se han implementado mecanismos de reputación por medio de los cuales los miembros de un sitio votan las intervenciones de otros miembros. Por ejemplo, hay foros que tienen un sistema de reputación con el cual los foristas votan favorablemente, dan reputación a los mensajes que les gustan de otros foristas. Así, los miembros del foro más valorados acumulan más reputación, que es una medida del prestigio de esos miembros dentro del foro. Este es un sistema que se podría llamar benigno de presión del grupo, y es benigno porque aún favoreciendo a unos miembros por votación del resto de miembros no perjudica a los miembros menos valorados. La gente que no recibe o que recibe menos reputación puede seguir participando en el foro, abriendo hilos y escribiendo comentarios. No son expulsados permanente o temporalmente por no recibir reputación.
Sin embargo, el sistema de reputación de Meneame, llamado karma, es un sistema de reputación maligno, pues los individuos que pierden karma pierden derechos, quedan excluídos temporalmente. Por ejemplo, no pueden enviar noticias y tienen que esperar a que con el paso del tiempo les suba el karma. Así, el sistema de reputación de Meneame va más allá de la habitual presión psicológica y social que el grupo ejerce contra el individuo disidente, sino que la legitima y la potencia dotando a dicha presión social de la capacidad de excluir a los individuos que no siguen la corriente del rebaño, que han perdido karma.
Esto provoca que los miembros de Meneame sean putas de karma, o si se prefiere, yonquis de karma, que necesitan su dosis de karma, o al menos, no perderlo, para no ser apartados del grupo. Se ve así claramente que Meneame es una típica organización socialista en la que la libertad del individuo queda fuertemente limitada frente a la tiranía del grupo, (a diferencia del ejemplo anterior del foro). Lo que obtienen a cambio de renunciar a la libertad es lo de siempre: seguridad y reconocimiento, valoración del grupo.
Meneame genera dinero que va a los administradores, dinero que generan los curritos, los enganchados a la web, los que luchan día a día por conseguir su dosis de karma. Unos se llevan el dinero, y el resto el karma, el “reconocimiento social”.
Y la tiranía del grupo no es otra cosa que la tiranía de la minoría que controla al grupo, al rebaño, por medio de su control del sistema del karma:
  • Una minoría vota inicialmente como negativa una noticia nueva. La gente, al ver que una noticia ha sido votada negativamente varias veces, ya sabe que es improbable que esa noticia alcance la portada, por lo que, aunque le gustara votarla a favor, no lo hará, pues votar a favor de una noticia que no va a alcanzar la primera página es una pérdida de karma. Este es un ejemplo claro de renuncia a la propia libertad ante el sistema establecido y controlado por una minoría. Yo las pocas veces que he participado, he votado lo que he querido, sin importarme nada el puto karma, pues mi voluntad y libertad están por encima siempre de cualquier sistema tiránico de presión y coacción contra el inidividuo, pero la mayoría de la gente, siendo yonquis de karma, (por tener mentalidad socialista) aceptan el sistema y se adaptan, obedecen. Además, si al cabo de 30 minutos una noticia tiene karma negativo (por votos negativos), la quitan de la lista de pendientes.
  • Otro caso es cuando una noticia está recibiendo votos positivos y ninguno o casi ninguno negativo. Parece claro que va a entrar en primera página, lo cual provoca una reacción en cadena, recibiendo más votos todavía, de gente a la que a lo mejor le importa un bledo la noticia, o incluso está en contra de ella, pero como va a subir a portada, votándola va a ganar karma, así que la vota. Nuevo ejemplo en el que la libertad queda supeditada y arrinconada ante la necesidad de ganar karma.
  • Envío de noticias: El individuo ya sabe qué tipo de noticias tiene que enviar para ganar karma. Si envía una cosa “no correcta”, perderá karma por los votos negativos, y quedará excluído. Hay una competición permanente e implícita por conseguir sacar en portada las propias noticias enviadas, y para ello deben ser votadas en masa, y para que eso suceda, tienen que recibir el visto bueno (no recibir votos negativos), del grupito dirigente que está vigilando qué nuevas noticias aparecen para votarlas negativamente ante cualquier sospecha (o sea, que se salgan de la corriente establecida). Por eso las noticias que aparecen en portada son las típicas progres: software libre, Linux (xBSD no, tiene que ser Linux), lo mala que es Microsoft (pero no un monopolio igual o peor, Google, que subvenciona a Firefox), lo mala que es la SGAE (luego votan al PSOE, jajaja), gadgets, feminismo, homosexualismo, eutanasia, Obama, y todas esas cosas en las que jamás habían pensado hasta que el amo Polanco o el amo del PSOE decidió de la noche a la mañana que era una cosa muy importante por la que “había que luchar”.
“Esa portada no es un promedio de lo que le interesa a cada lector. Es un compendio de sus prejuicios sobre los demás.” (Javier Sampedro, El País)
  • Los comentarios a las noticias también son votados, y quien recibe votos negativos pierde karma. Es una censura encubierta contra las opiniones disidentes que se salen del rebaño.
  • Selección artificial: La gente que no es de mentalidad socialista, que no quiere renunciar a su libertad a cambio del puto karma, se va de ahí o entra de tarde en tarde, con lo que sólo queda gente de mentalidad socialista, de mentalidad borreguil, dispuesta a hacer todo por el karma, a ser aceptada por el grupo, a recibir votos de los demás, a ir todos en la misma dirección, la dirección que marca el grupito dominante, con lo que se entra en un círculo vicioso de monotonía, volviéndose el ambiente más extremista cada vez. Es como una criba, un sistema de realimentación, de purificación socialista. Claro, también es verdad que continuamente entra gente nueva, despistados que no conocen el sitio. Por eso necesitan que la criba se mantenga indefinidamente. Así, al final los que quedan ni siquiera son conscientes de la pérdida de libertad que estoy denunciando. De hecho, para qué quieren libertad, con esa mentalidad tan socialista y grupal que tienen. Incluso se creerán más libres que nadie, sin ser conscientes de que si están en tal sitio aceptando ese sistema es porque ya tienen la mentalidad necesaria para estar ahí. Y asociada a esa falta de diversidad está la decadencia y la mediocridad intelectual.
Incluso hay una lista a la derecha en la página de portada con los “mejores” comentarios, que no son otros que los votados por los miembros, para reforzar más todavía el deseo de reconocimiento por el grupo, y la exclusión de los “no correctos”.

4. Conclusión final.
Lo que fastidia de todo esto es la hipocresía: que presuman de libertad, democracia y todas esas cosas tan vacías de significado en la práctica, pues en la práctica para que algo funcione, sea una “web social” como Meneame, un foro, un blog o una empresa, tiene que haber una jerarquía que mande y que seleccione a quién se acepta y a quién no. La diferencia es que unos lo reconocen sin hipocresía, mientras que otros se atribuyen la posesión de la Moral y de la Ética.
Incluso hay maneras más inocuas de implementar el karma o sistema de reputación, como el ejemplo que puse del foro, dentro de la jerarquía.
En fin, a ver si con este texto contribuyo a abrir los ojos a algún despistado.

Después de la discusión mantenida por mi y por Cambiosocialya en esta entrada, me acabo de dar cuenta de que tengo en mi correo el siguiente mensaje del “Señor” Galli (sic),:
La próxima vez que vengas a mi blog a trollear, contradiciendo mis argumentos, usaré todos los medios a mi alcance para cerrarte el chiringuito. Sí, censura el que puede, no el que quiere. Publico tu IP y la de tu amiguito cambiosocialya porque me sale de los huevos, aunque sé perfectamente que es ilegal, es lo que merecéis hijos de puta como tú. Así que ya me puedes demandar o lo que te venga en gana, que mi blog es mio, y o se me lleva la razón, o para algo soy informático: para tumbar todas las webs que me lleven la contraria, como el en “Banday”, y al que no le guste que se joda.
Sobre los motivos por los cuales piensa que cambiosocialya es el autor de este blog (o algo así, no lo dejó muy claro), preguntadle a él, porque yo no tengo la mínima idea.
Estos son los que intentan defender la libertad de expresión en la red. Que San Google os pille confesados.
usuario-de-meneame-karma-10
El transcurrir del tiempo es distinto en Internet. Los golpes de click imponen un ritmo rápido al usuario, que pasa de una web a otra, de un blog a otro, de un mensaje instantáneo a otro. Se pierde la noción del tiempo real. Pero ya ha pasado más de un mes del famoso BanDay. Y tal vez sea hora de hacer algo que raramente se hace en Internet: reflexionar pausadamente, después de cierto tiempo, sobre lo que ocurrió en el pasado.
Aquel día, corrieron rios de píxeles de un lado a otro de la blogosfera: un usuario conocido como “me meneo pensando en ti”, desafía a Galli, y como se narra en el blog enlazado, invita a darse de baja a todos los usuarios que como él, estén descontentos con la política de moderación y karma de la web. La noticia llega a ser la más meneada de la historia hasta ese momento, y se crea cierto revuelo. Se habla de revolución en Menéame, Galli, como siempre ejerce de dictadorzuelo de su antro, e incluso amenaza con ridículas acciones legales. Se apuntan alternativas a Menéame, como apezz.com, se dice que Menéame nunca volverá a ser lo mismo, que las consecuencias de la revuelta serán graves, y que Menéame perderá usuarios que contribuían mucho a la comunidad. Los cancamuseros amiguitos de Galli (Enrique Dans, Julio Alonso, Martin Varsavsky…) salen a su defensa…aquí no ha pasado nada.
¿Es cierto eso? ¿No pasó nada? ¿Pasó algo? Como siempre, depende de como se mire. Sin duda, Menéame perdió muchos usuarios que participaban mucho, hartos de ver como tres geeks-frikis como el de la imagen de arriba campaban a sus anchas baneando y repartiendo karma como se les antojaba, con el beneplácito de Galli. ¿Importa eso para la marcha de una web como Menémane? Lo dudo mucho. La propia dinámica de la red (que todavía está expandiéndose, con el acceso a Internet de muchos usuarios) hace que los que se van, sean sustituidos por otros, que descubren la web, y que ni siquiera habrán oído hablar del BanDay ni de Galli en su vida. Los sitios en Internet tienen una memoria de pez, y lo que pasó hace un mes, ya casi no existe. A menos que se recuerde periódicamente, claro. Así que el tráfico que pudo perder Menéame debido a ese incidente, es más que probable que fuera mínimo. Y por otro lado, será imposible cuantificar cuantos usuarios perdió Galli a consecuencia de todo aquello.
Con lo cual podemos concluir que, tal vez tenían más razón los que dijeron que no pasó nada (nada significativo, se entiende) que los que anunciaron la caída de Menéame. Una web así, en mi opinión, caerá cuando los propios usuarios se cansen de trabajar gratis para Galli, se den cuenta de que no aporta nada que cuatro pardillos califiquen una noticia como más interesante que otra y cuando pase la moda de los “agregadores de noticias” que serán sustituidos por algo parecido pero con distinto nombre.
El error de los usuarios que protagonizaron la revuelta no fue otro que pensar que porque tenían la razón de su parte, se llevarían el gato al agua. Pero desafortunadamente, eso no siempre funciona, y máxime cuando se enfrentaban a toda una horda de cancamuseros,  que saben que tienen como única arma para sobrevivir la manipulación, guardar las apariencias, perseverar en sus mentiras y lanzar cortinas de humo cuando se les descubre. Son perfectamente conscientes de que sus argumentos no convencen ni a un niño de cinco años, y por eso tienen que dar la impresión de seguridad, y repetir una y cien veces sus mantras hasta que un número suficiente de tontos quede convencido. Porque también saben, que si se descubre la verdad, esa verdad que este conjunto de usuarios puso sobre la mesa, perderán todo, y no podrán recuperarlo nunca.
Y se vive muy bien sin dar golpe, mientras te regalan Blackberrys y te invitan a cócteles.
Pero claro, todo eso lo decimos porque somos unos envidiosos hijos de puta con mucho tiempo libre. Ver para creer. 



apezz-400x182
Pues como era de esperar, el hijo de puta con mucho tiempo libre Ricardo Galli, ya ha hecho lo que se esperaba de él y lo único que sabe hacer: refugiarse detrás de sus ordenadores, tirar la piedra y esconder la mano. Sabiendo que el pico de tráfico para su competencia, después del follón en Menéame, vendría hoy lunes, ya se ha encargado de mandar a sus secuaces atacar mediante denegación de servicio a su incipiente competencia. Y luego tiene la cara de denunciar a los que hacen lo mismo con él. Aquí teneis varios hilos de Burbuja.info (uno de los pocos sitios independientes que queda en la red española) en los que se describe la situación:
No estaría mal que los de Menéame volvieran a probar de su propia medicina. Porque ya lo decía el maestro: quien a hierro mata, a hierro muere.
gallicanita
Cfr, véase también: gilipollas, mafioso, imbécil y tonto, principalmente.
Ahora en ¡Cambio social ya!: ¿Cuántas viviendas vacías hay en España?
meneamePor Nexus 2.0
A raiz de la ya tan cacareada estampida o revolución de usuarios en Menéame, ya sin lugar a dudas, podemos dar un veredicto sobre esta web, casposa, rastrera, patética, y que huele cada vez peor. Galli no es más que un geek, un gafapastis, de esos que cuando eran pequeños no tenían ni un amigo por lo lerdo que era. 
Como un comentarista asiduo de aquí, lo ha expresado magistralmente en otro sitio, hoy seré yo mismo el que corte y pegue:
Por supuesto que hay muchos detractores de Menéame. Pero uno de los asuntos relacionados con esta web que peor huelen fue descrito aquí en su momento:
Yo después de participar, ser baneado en unos minutos sin motivo aparente, etc, etc…he llegado a las siguientes conclusiones:
Galli es un tipo bastante feo, bastante frustrado, y en general un freak con su toque geek. Ha creado Meneame en parte para superar su evidente complejo de inferioridad y convertir esa web en su feudo, el único sitio donde ordena y manda. Por que lo que es en el mundo real, lo lleva crudo. Puedo dar fe de que usa sus conocimientos informáticos (bastante extentos, hay que admitir) para intimidar a sus “adversarios”, cualesquiera que sean (los del ataque por denegación de servicio, los que no piensan como él…).
Los usuarios que están más arriba en la jerarquía de Menéame, son tres cuartos de lo mismo, y se comportan como porteros de discoteca, sintiéndose importantes y poderosos de la única manera que pueden: baneando y expulsando a su gusto. Vamos, patético. Hacen en ese reducto de la red lo que jamás podrán hacer en el mundo real. Los imagino en su mayoría como una especie de Enjutos Mojamutos que viven en su realidad virtual porque no les queda más remedio.
El problema para Galli y Meneame, es que creo que llevando de esa manera la web, están cavando su propia tumba. Si la gente acude allí de buena voluntad, y es baneada a los 30 minutos sin ningún motivo…¿qué interés tendrá algo así a largo plazo?
En fin…esa ha sido mi experiencia. Cada uno tendrá la suya.
Por mi parte, poco más que añadir.
Salvo que se ha hablado mucho de la democracia en Internet, de los sitios autogestionados por los propios usuarios, y cancamusa varia. El caso de Menéame demuestra que este tipo de gestión podría funcionar si la gente fuera medianamente civilizada, respetuosa, crítica y objetiva. Pero da la casualidad, de que en la mayoría de los casos no lo es. Y a eso se añade, que no sé porque esta clase de sitios acaban atrayendo siempre al mismo tipo de personas: los freakies, los geeks, los frustrados y los subnormales. Eso es lo que hay. Así que como siempre, no es cuestión de tecnología, es cuestión de personas. Y de personas valiosas, desgraciadamente, no están sobrados ni la red ni el mundo.
También se podría reflexionar sobre si los medios “democráticos” degeneran en lo que estamos viendo en Menéame. ¿No sería mejor a veces que ciertos medios siguieran siendo unidireccionales?. ¿Por qué un medio gestionado por los propios usuarios tiene que ser mejor que uno al estilo tradicional, con editores y supervisores de la información que se ofrece?.
En relidad, el tema da para mucho. Supongo que le dedicaremos alguna que otra entrada en el futuro. 
COMO MENEAME O PEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí