domingo, 1 de enero de 2012

China y Japón abandonan al dólar en sus intercambios de comercio. #15M #1Persona1Voto #spanishrevolution #democraciarealya #globalrevolution #nolesvotes


La noticia más importante del 2011

Escrito por armak1358 bajo ECONOMIAINTERNACIONAL

La noticia más importante del 2011

Archivado en: economía — Mendigo @ 11:00
Tuvo lugar ayer, cuando ya se da por concluido el año y se hace inventario y no se trata de una inocentada.
Como todas las noticias importantes está pasando absolutamente desapercibida, aunque está llamada a cambiar la historia: China y Japón comerciarán en sus propias monedas
China lleva tiempo intentando desembarazarse del dólar en sus intercambios comerciales con terceros países, y proponiendo la sustitución del dólar como moneda hegemónica por una cesta de monedas.
DSK quería que el FMI promoviera lo mismo, hasta que cayó en la celada del hotel neoyorquino (por la colita muere el pez).
No es el primer país que intenta prescindir del dólar en sus pagos exteriores, pero sí que es el primer país que cuenta con un arsenal nuclear y potencia militar convincente, para no seguir el mismo camino que Iraq o Libia.
En Sudamérica hay iniciativas para crear una moneda común, el poder del vecino del norte se va debilitando.
El mismo euro es una amenaza a la hegemonía usamericana (la UE es, de forma conjunta, la primera potencia económica mundial), y podría ser una explicación de los ataques que está sufriendo, cuando el nivel de deuda no lo es (EEUU tiene una deuda pública muy superior al del conjunto de la eurozona) y el dinamismo de la economía tampoco (la economía británica languidece y, sin embargo, se sigue financiando muy barato).
El tratado firmado ayer y que entrará progresivamente en vigor no supone ningún cambio radical, sino que es sólo un hito importante en un proceso de desdolarificación de la economía mundial en favor de un equilibrio monetario multipolar. No en vano hablamos de la segunda y tercera potencias mundiales, vecinos, con un volumen comercial de 260.000 M€ al año.
No voy a extenderme porque Marco Antonio Moreno ha estado muy hábil, y ha comentado perfectamente esta noticia: China y Japón abandonan al dólar en sus intercambios de comercio.
Este acuerdo significa que China y Japón no tendrán la necesidad de comprar cientos de miles de dólares para hacer frente a sus pagos con el vecino, empujándola al alza. De la misma forma, permitirá a ambos países disminuir el inventario en dólares de sus reservas, y no sentir la necesidad de reinvertir los excedentes de exportación en deuda denominada en dólares.
¿Qué significa esto? Recordad que los submarinos y destructores nucleares de las flotas usamericanas no son propulsados por uranio, sino por emisiones de deuda.
Sus F-22 no son impulsados por el queroseno inyectado en sus reactores sino por la confianza: la confianza en que USA hará frente a las deudas contraídas, y lo hará en una moneda que siempre mantendrá su valor, por ser el eje en torno al cual gira la economía mundial, el punto de referencia respecto del cual se miden las demás divisas.
USA es USA porque puede imprimir cualquier suma de dinero, aumentando la base monetaria, sin que sufra una devaluación proporcional de su moneda como le ocurriría a cualquier otro país.
Así es como Nixon financió la guerra de Vietnam, saliéndose de los acuerdos de Bretton Woods, así es como Bush y Obama han financiado la ocupación de Iraq y el rescate de su sistema financiero.
Irónicamente, esa artificial fortaleza del dólar está machacando a los trabajadores usamericanos, que ven cómo sus puestos de trabajo (primero en el sector industrial y ahora en algunos servicios) migran allende sus fronteras.
Con el tejido industrial usamericano arrasado, la industria que tira del carro de su economía es el conglomerado financiero, y éste se vendrá abajo según los flujos de capital dejen de pasar por su molino, al prescindir del dólar en sus relaciones comerciales.
El día que el dólar quede reducido al papel que le corresponde (muy importante) por el tamaño de la economía usamericana, que se comporte en los mercados cambiarios como una divisa más, podemos certificar que la era de la supremacía usamericana ha llegado a su fin.
Ya no tendrá una infinita capacidad de financiación de sus expediciones militares (que a la postre es, y no el número de sus carros o misiles, lo que le daba superioridad sobre cualquier otra potencia, y es que las guerras siempre han sido muy caras).
Y un detalle más: cada vez será más evidente el rechazo a comprar deuda usamericana (pública o privada) de los que tiene otra divisa.
Si hay perspectivas de que el dólar se devalúe, los inversores institucionales preferirán infraponderar en sus carteras las emisiones en dólares, diversificando con otras monedas (amén de que el superávit comercial chino va menguando, buscando protegerse en el mercado interno de la crisis occidental).
Y si el gobierno federal, o tal estado o compañía pretenden colocar su deuda, tendrán dos opciones: o aumentar los tipos que ofrecen o vendérselas a quien trabaja y cobra en la misma moneda, dólares.
Y eso es lo que están haciendo, con un peso cada vez mayor de la propia FED y de inversores domésticos como propietarios de las emisiones de Treasury Notes.
Usando un lenguaje más grosero pero también más expresivo: los usamericanos se están teniendo que comer su propia mierda. Si el Estado impaga, la principal damnificada sería la propia economía usamericana.
public debt
¿Y a quien se le debe ese dinero?
debt
En los próximos años, décadas, veremos las consecuencias de una noticia que pasa desapercibida en las páginas interiores de los periódicos, un aburrido acuerdo bilateral sobre aspectos técnicos comerciales que continua una tendencia.
Lo importante es mandar reporteros a primera línea de combate, que tomen fotos espectaculares y cuenten apasionantes batallitas.
Pero la marea de fondo, la que mueve la historia, discurre poderosa y discreta bajo la espuma de las noticias de portada, las que abren telediarios antes entre anuncios de detergente y las últimas declaraciones de Mourinho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí