sábado, 7 de enero de 2012

Consumando el atraco a los derechos de los trabajadores: habrá reforma laboral pactada antes del 13 de enero #15M #1Persona1Voto #spanishrevolution #democraciarealya #globalrevolution #nolesvotes


Se trata de un acuerdo parcial por el que los sindicatos aceptarían incluso la pérdida de poder adquisitivo de los salarios durante dos años, además de otras pérdidas de derechos como el descuelgue en los convenios para las empresas.
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha señalado hoy que tienen "la voluntad" de alcanzar un acuerdo sobre la reforma laboral para presentarlo la próxima semana antes del Consejo de Ministros, aunque debe ser "equilibrado y razonable".
Méndez ha explicado en una entrevista en el programa "La calle de enmedio" de Canal Sur Radio que se han agotado "los márgenes que razonablemente se pueden alcanzar" y que hay una serie de reivindicaciones por parte de la patronal que rebasan "de una manera excesiva cualquier tipo de límites", por lo que espera que rebajen esas pretensiones.
Ha informado de que apoyan la moderación salarial con carácter excepcional durante 2012 y 2013, con las expectativas de que ese impacto se recupere durante 2014, todo ello con el único objetivo de "evitar que se destruya más empleo", algo que deberá tener como contrapartida el control de precios o la reinversión de los beneficios en la creación de empleos.
El secretario general de UGT ha indicado que si hay una empresa que no pueda pagar los salarios pactados por convenio se podría abrir un proceso de negociación de manera excepcional, eso sí, recuperando ese convenio lo antes posible, de manera que la destrucción de empleo sea la última medida.
Para Méndez, el paquete de medidas aprobado por el Gobierno "no ha tenido una respuesta positiva por parte de los mercados", ya que afectará a la solvencia del país en los próximos años, por lo que considera que las alternativas tienen que pasar por "relanzar la actividad económica".
Ha asegurado que las políticas de ajuste de la Unión Europea van a "ahondar en la recesión" y que la recuperación tiene que venir de la mano de un relanzamiento de la actividad económica.
Respecto a la reducción del sector público ha dicho que "aumentará el paro" y que agravará la situación, por lo que su formación no tiene "ningún tipo de coincidencia con este tipo de políticas".
Asimismo, Méndez considera que con el hecho de pasar algunos festivos a lunes para reducir los puentes "se ha generado una tormenta en un vaso de agua" y ha explicado que están "en disposición" de alcanzar un acuerdo con la patronal, porque la legislación establece que puede hacerse eso salvo en cuatro festividades.





Los sindicatos y la patronal presentarán su pacto de reforma laboral al Gobierno la semana que viene, previsiblemente antes del Consejo de Ministros del viernes 13, según fuentes de la negociación.
Ya hay un acuerdo en materia de solución extrajudicial de conflictos y, a falta de concretar algunos detalles, en los próximos días se cerrarán otros relacionados con la mejora de la formación continua, las mutuas de trabajo o la racionalización de los días festivos.
El pasado 30 de noviembre, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió al presidente de la CEOE, Juan Rosell, y a los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, que presentaran sus propuestas conjuntas después de Reyes.
Dichas propuestas incluyen negociación colectiva, la contratación, el absentismo laboral, solución extrajudicial de conflictos, las empresas de trabajo temporal (ETT) y la formación.
Pese a la dificultad de las negociaciones en materia de salarios, contratos y despidos, parece más cercana la posibilidad de alcanzar un acuerdo.
Los sindicatos se han mostrado dispuestos a aceptar que el sueldo suba por debajo de la inflación, pero no que se congele, al tiempo que han comenzado a considerar el fomento de la contratación a tiempo parcial para impulsar la creación de empleo, pero siempre que se preserven los derechos de los trabajadores.
Las organizaciones sindicales también podrían aceptar el "descuelgue" empresarial, que permitiría a las empresas no cumplir lo pactado en los convenios colectivos en caso de necesidad.
No obstante, este tipo de medidas se considerarían excepcionales por la gravedad de la situación económica y serían reversibles, por lo que los sindicatos son partidarios de fijar mecanismos para que cuando mejore la coyuntura los trabajadores se vean compensados.
CCOO y UGT se comprometen a una política de moderación salarial, pero insisten en que debe haber control de precios y limitación de beneficios empresariales, así como la obligación de que las empresas reinviertan parte de sus ganancias.
Por ello, plantean que los empresarios que no actúen en este sentido no se puedan acoger a deducciones o bonificaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí