viernes, 27 de enero de 2012

El fiscal ve indicios «suficientes» para imputar a Blanco #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya #1Persona1Voto

 
La Fiscalía del Tribunal Supremo aconsejó investigar al vicesecretario general del PSOE y entonces ministro de Fomento, José Blanco, como posible autor de los delitos de cohecho y tráfico de influencias a la vista de la solidez de las pruebas reunidas por la juez de Lugo durante la instrucción del «caso Campeón». En el informe, redactado a finales de noviembre después de analizar la exposición razonada de la magistrada y al que ha tenido acceso ABC, el fiscal sostiene que existen «los elementos probatorios necesarios para entender que la imputación (...) tiene un sustento suficiente» y que llevan a «suponer que el aforado pudo cometer uno o varios delitos». La declaración de Blanco es «imprescindible».
Ayer, dos meses después de que el Supremo recibiera el dictamen del fiscal, un José Blanco sonriente, y ya en su condición de ex ministro y diputado raso del PSOE, cruzaba la puerta de acceso al Tribunal Supremo para prestar declaración de forma voluntaria y ofrecer su versión de los hechos.
La comparecencia de José Blanco, protegida por el secreto sumarial, apenas duró cincuenta minutos y, según fuentes próximas al entorno del «número dos» del PSOE, el trato que recibió fue «exquisito». Antes de comenzar la declaración, el magistrado instructor, José Ramón Soriano, lamentó que se hayan producido filtraciones del sumario y pidió a los presentes (el fiscal, el abogado de Blanco y el propio ex ministro) que no facilitaran dato alguno sobre el interrogatorio. No pudo entrar el abogado de Jorge Dorribo, el empresario que acusa a Blanco de haber cobrado a cambio de hacer gestiones ante distintas administraciones. El ex ministro declinó ayer hacer declaraciones a este periódico por estar la causa, explicó, «bajo secreto».

«Satisfecho»

La única valoración sobre su declaración la realizó Blanco al salir del Supremo: «Hoy he podido saber por fin de qué se me acusaba y he podido decir lo que pensaba de esas falsas acusaciones». Se mostró «satisfecho» por la celeridad con la que ha sido llamado a declarar y también por el resultado de la declaración, en la que negó todas las imputaciones.
A esos hechos, «de indudable trascendencia jurídico-penal», se refiere la Fiscalía en su informe. «Una posible entrega de dinero (en cuantía de 290.000 euros, 200.000 en metálico y 90.000 a través de otros procedimientos) efectuada por Dorribo en nombre propio y de los socios que con él integran el entramado empresarial». Dicha entrega se habría realizado «a favor del aforado a través de su primo político Manuel Bran».
También serían constitutivas de delito «una serie de gestiones, que en principio deberían ser realizadas por el aforado en razón a la posición pública que ostentaba» referidas al proyecto de los medicamentos unidosis y a la comercialización de las medicinas caducadas recogidas en los puntos Sigre para su venta a terceros países. Blanco habría mediado, además, «con la finalidad de agilizar la tramitación administrativa de una licencia en Sant Boi y una posible subvención del Ministerio de Economía».
El fiscal considera «importante», por su valor indiciario, la declaración que Dorribo prestó ante la juez de Lugo el 13 de octubre pasado, los correos electrónicos sobre el Ministerio de Sanidad, el libro de visitas a Laboratorios Nupel (donde habría ido Bran a pactar los pagos), el proyecto de recogida de medicamentos y una factura a la empresa R2MC que, según Dorribo, correspondía a la cantidad que había que pagar al ex ministro.
Mención aparte merecen las conversaciones y mensajes sms interceptados a los empresarios y al propio José Blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí