martes, 10 de enero de 2012

El fracaso de la liberación femenina #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #democraciarealya #1Persona1Voto


Pedro Pou Pietrera


¨Años después de haber lanzado una batalla sin cuartel para conseguir la igualdad de sexos, las feministas norteamericanas se han dado cuenta, con amargura, de que están lejos de la meta que se habían fijado¨. (Washington AFP, 7 de julio de 1986. Periódico Listín Diario).Por Annick Benoit.
 “¿A qué se debió el fracaso de las mujeres en su empeño de ¨liberarse¨? ¿Se precipitaron más de la cuenta en la búsqueda de la igualdad de sexos, olvidándose así de la riqueza de una relación familiar'?”
 Las mujeres han reclamado o exigido igualdad con los hombres en todos los sentidos. Pero, ¿acaso podrían imitar o suplantar en todo al sexo opuesto y ocuparse por sí mismas de levantar, por ejemplo, grandes edificios, cargar blocks, doblar varillas, picar piedras, cargar sacos en los mercados a puro hombro, cortar caña bajo un intenso sol, etc., todo ello sin protestar ni quejarse de un dolor en la cintura o en los ovarios? ¿Cuánto tiempo resistirían la faena?
¿Aceptarían también la idea de emplear recíprocamente todas las reglas de cortesía que los hombres siempre han utilizado con ellas, como por ejemplo: ayudarlos a ellos a subir y bajar del coche, regalarles flores, invitarlos frecuentemente al restaurante, o a pasear, o a la pizzería, y pagar ellas mismas la cuenta?
¿Estarían ellas de acuerdo con cederles los asientos a los hombres en los autobuses? ¿En darles una bola (o empujón) en el automóvil de ellas mismas? ¿Suministrarles dinero a sus maridos cuando ellas cobren su sueldo? ¿Mantenerlos del todo si estos perdieron el empleo, tal como ellos las han mantenido tradicionalmente a ellas? ¡ Por supuesto que NO !
En la realidad lo que se ve en la mujer es un tigueraje. Quieren que los hombres sean los tontos que más se sacrifiquen, los que carguen pesado, mientras ellas se dan la gran vida!  ¡Eso es malicia femenina!
Y así vemos que mientras el hombre paga la casa, los alimentos, el teléfono, la energía eléctrica y el agua, la mujer usa todo su dinero para darse el lujo de comprar trapos carísimos, zapatos, joyas, y demás vanidades, mientras el pendejo debe cargar con todas las obligaciones… ¡Y luego se lanzan a exigir igualdad con los hombres…!
¿Tendremos los hombres que ponernos el delantal en la cintura y encerrarnos en la cocina para desempeñar el papel de la mujer, para que ellas puedan ir a las oficinas a hablar de telenovelas y a chismear con las compañeras de trabajo?
Cabe preguntarnos, si no será la liberación femenina la tan mencionada bestia 666, en vista de los fatales acontecimientos que se vienen verificando en muchos hogares, por la rebeldia, arrogancia y la prepotencia de las mujeres en estos tiempos?
¿O será la liberación simplemente otra nueva plaga, semejante al Sida, para destruir a la familia y a la sociedad?
Los resultados hablan por si solos: la cantidad de divorcios pagados por ellas mismas es alarmante; los asesinatos pasionales han aumentado enormemente; las demandas judiciales contra los hombres es ilimitada; niños desatendidos y niñas embarazadas van en aumento, y no hay ninguna autoridad religiosa o social que intervenga para detener todo este desorden apocalíptico, que con razón vemos a cada rato algún evangélico predicando el fin del mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí