domingo, 8 de enero de 2012

¿Por qué Iñaki imputado y Cristina no? ¿Aparte de ser esposa y madre prolífica y ejemplar, vivía en Babia? #15M #1Persona1Voto #spanishrevolution #democraciarealya #globalrevolution #nolesvotes


  • tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente 
  •  
El rey desnudo
¿Por qué Iñaki imputado y Cristina no? ¿Aparte de ser esposa y madre prolífica y ejemplar, vivía en Babia?
No es preciso visitar el sitio web de la Casa Real ni leer exhaustivamente la abundante información sobre los chanchullos económicos presuntamente perpetrados porIñaki Urdangarín Libaert, duque de Palma de Mallorca por designio real. Abriéndonos paso entre la jerga de Rey, Casa Real, Familia Real, etc., Juan Carlos de Borbón recibe del dinero de todos los ciudadanos 8.434.280 euros, 292.752 de ellos en concepto de gastos de representación, si bien para muchos represente poco o nada, pues en ningún momento se les ha preguntado qué tipo de Jefatura del Estado prefieren o si encuentran compatible la encarnación en la misma persona de quien en 1969 juró guardar y hacer guardar las Leyes Fundamentales y los Principios del Movimiento Nacional como sucesor de Franco "a título de rey" ante las Cortes franquistas, y del actual jefe del Estado de la España democrática.
Presenciamos el aluvión de pruebas inculpatorias aparecidas en los medios de comunicación en torno al yerno Iñaki, a la vez que subliminalmente la hija Cristina queda a la sombra, como si de nada se hubiese enterado, como si hubiese comprado con su marido una mansión en Pedralbes de más de 7 millones de euros sin preguntar de dónde salía tanta pasta gansa. ¿Por qué él imputado y ella no? ¿Por Borbón? ¿Porque, aparte de ser esposa y madre prolífica y ejemplar, supuestamente vivía en Babia? ¿Pretenden hacernos creer que los tejemanejes y pelotazos solo han sido obra del exbalonmanista?
La monarquía no es solo un anacronismo, sino una institución incongruente con el principio constitucional de la igualdad entre todos los ciudadanos españoles: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social" (artículo 14). Ningún cargo público debe sustentarse en el designio divino ni en la tenencia de un mismo ADN familiar, pues "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado" (artículo 1,2). ¿Qué justificación racional y democrática tiene entonces que Felipe suceda a Juan Carlos como jefe del Estado simplemente por ser hijo de su padre?
Injustificable es también que el artículo 56.3 de la Constitución española otorgue al monarca el delirante privilegio de que su persona es "inviolable y no está sujeta a responsabilidad". En otras palabras, más allá de la impunidad penal, el rey, haga lo que haga, no puede ser investigado ni sentarse en procesos judiciales ni siquiera como testigo, etc. Hace tiempo, aparecieron los nombres de algunos influyentes personajes de la época en el caso KIO, comisiones sustanciosas por algunas transacciones petrolíferas saudíes para España, algunas ventas de armas y ciertos negocios inmobiliarios. Sobre la base de la presunción de inocencia debida a todo ciudadano, sería recomendable para la salud pública la posibilidad de aclarar públicamente cualquier asunto turbio, sin excepción, pero resulta baldío si de los actos del rey son responsables solo las personas que los refrenden; es decir, el presidente del Gobierno y, en su caso, los ministros competentes o el presidente del Congreso (artículo 64 de la Constitución).
A pesar de tales despropósitos institucionales y de la consiguiente lesión del principio constitucional de la igualdad entre todos los españoles, el tratamiento oficial debido a la monarquía sigue siendo "Majestad", que, según el Diccionario de la Real Academia Española, significa: "1. Grandeza, superioridad y autoridad sobre otros; 2. Seriedad, entereza y severidad en el semblante y en las acciones; 3. Título o tratamiento que se da a Dios, y también a emperadores y reyes".
A propósito de la tercera acepción, es interesante constatar la coincidencia de tratamientos entre monarquía y divinidad. Recuérdense, por ejemplo, algunos cánticos nacionalcatólicos de la España visigótico-franquista: "Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat" (Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera). Por lo mismo, el Hijo de Dios es un monarca triunfante sobre sus enemigos que instaurará al final de los tiempos su reino en todo el universo. Dios, Rey. Dios, Emperador. Dios, César, mientras al pueblo se le priva del derecho a decir esta boca es mía, o a quién prefiere como gobernante o jefe. De ahí que a la gente de orden le suene bien eso del "reinado de Dios", pero probablemente se irritaría si escuchara la "república de Dios". O república o dios. O círculo o cuadrado. Algunos incluso vitoreaban y apaleaban al grito de "viva Cristo Rey", pero enmudecerían de espanto si escucharan el grito de "¡Viva Cristo presidente de la República!". Por eso la derecha y la ultraderecha suelen ser monárquicas y tan alérgicas al republicanismo.
El rey apareció montado en su caballo con su magnífica vestimenta y la gente, conocedora de la rara cualidad que tenía el vestido, callaba y veía pasar a su rey, hasta que un niño dijo en voz alta y clara: "El rey va desnudo".
http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/el-rey-desnudo_725707.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí