jueves, 26 de enero de 2012

Transportando un misil (desarmado) al Congreso de los Diputados #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya #1Persona1Voto


El 23 de enero era el día que se reunía la Conferencia del Desarme. El día señalado para comenzar la campaña que los humanistas vamos a llevar adelante duranter tres meses para crear conciencia sobre ela necesidad de desarmarse y acabar con la amenaza de las guerras y las armas nucleares. Amaneció un día radiante de sol y temperatura agradable. El reto era transportar un misil (de cartón, claro está), hasta la puerta del Congreso,  leer nuestro manifiesto y posteriormente hacer entrega del mismo en el Registro del Congreso.
"Camuflados" detrás del quiosco de prensa de Neptuno
A las 12 del mediodía estábamos en Neptuno, un grupo de 10 o 12 amigos de distintos equipos base del Partido Humanista. Nos ubicamos detrás de un quiosco de prensa para no llamar mucho la atención con los trozos de misil de más de cuatro metros que había que unir. Pero, ¿por qué íbamos a llamar la atención?, el misil, bien mirado, podía ser una tubería gigante, y nosotros trabajadores del Canal de Isabel II que como están privatizando ya no tienen uniforme, ni herramientas ni nada que los señale. Así que era todo normal un grupo de ciudadanos juntando las piezas de un puzzle gigante en una plaza madrileña. No pasa nada.
En el último momento se nos despegaron unas letras del eslogan, Desarma el Sistema, y Pablo, con gran naturalidad se consiguió un poco de celo de algunos carteles de esos que ponen por la calle. Todo bien, ya está el misil montado, ¿y ahora?, ¿como llegaremos a la Puerta del Congreso? ¿Algún plan?. La estrategia es la siguiente, dice Nacho:  cruzamos a la otra acera y así vamos llegando hasta la altura del Congreso y ahí vemos que pasa, si nos dicen algo y si nos dejan llegar. ¡Claro!, que brillante estrategia, ¡está claro que al otro lado de la acera nunca puede pasar nada!
Al otro lado de la acera no pasa nada
Así que  cruzamos la calzada por el semáforo, e iniciamos la subida, yo había calculado que el misil lo transportaríamos entre 5 o 6, pero solo somos tres y se nos puede desmontar ahí mismo. Me recuerda un poco la situación a los pasos de Semana Santa. Pero ya vamos subiendo la cuesta y los otros compañeros van repartiendo los folletos a la gente que pasa que se queda sorprendida mirando.
La subida al Congreso es larga y empinada
Después de subir la cuesta, llegamos a la altura del Congreso y nos paramos. Hay un grupo muy grande de gente joven que esta visitando el lugar. Esperamos un rato a ver que pasa, si viene la policía y nos expulsa, o si hay alguna hostilidad, pero no pasa nada. Los policías de uniforme y los que van camuflados nos miran y tienen algunas conversaciones entre ellos, pero al rato deja de haber movimiento y se quedan de nuevo quietos, han debido decidir que no somos peligrosos, así que nos ponemos a la tarea. Colocamos el misil de pié frente al Congreso. La capa de pintura plateada brilla reflejando la luz del sol,  y a lo largo de fuselaje se lee perfectamente el eslogan de la campaña, Desarma el sistema.
Delante del Congreso
La gente se acerca y se hace fotos con el misil, nos preguntan el porque de nuestra acción y al rato estamos todos charlando relajadamente, con una pasmosa sensación de familiaridad con el lugar y con la gente. Señores, mas seriedad, vamos a lo que estamos, hay que entregar el manifiesto en el Congreso. Un grupito se separa y cruza la calle dirigiéndose a la entrada.
La comisión encargada de llevar el manifiesto
Los policías solo dejan pasar a uno, a Jose Luis, para eso es nuestro portavoz. Mientras esperamos su regreso, me quedo mirando el imponente edificio y reflexiono sobre el sentido de la acción que estamos haciendo .Me doy cuenta de que hay algunas personas de las que depende la decisión de hacer o no hacer una guerra devastadora. Pienso en los intereses que les mueven a tomar esas decisiones, y siento que no podemos dejar que ellos decidan hacer lo que quieran, sencillamente no tienen derecho. Y siento que es bueno que hoy, estemos aquí nosotros presentando y afirmando lo que pensamos y sentimos. Y si no fuéramos diez, ni cien, ni mil, sino millones, entonces si podríamos impedir que ellos decidieran.  Pero estamos aquí unos pocos, delante del Congreso, mostrándonos tal cual somos, con el misil, con nuestro manifiesto, y nuestras aspiraciones. Y puede que en el futuro no seamos diez, ni cien, ni mil, sino millones. Me siento reconfortado y contento de compartir estos momentos con estos amigos tan poco razonables como para hacer lo que estamos haciendo. Jose Luis sale por fin y interrumpo mis reflexiones. No le han dejado llegar al registro, ha bajado un funcionario y le ha sellado el papel.
Toca ahora grabar en video nuestro mensaje, y nuestras propuestas, Nos ponemos en grupo junto al misil y con el telón de fondo del Congreso y las exponemos:
  • Desmantelar los arsenales nucleares.
  • Desarme progresivo y proporcional de armamento convencional.
  • No al escudo antimisiles en Rota.
  • Retirada de las tropas españolas de cualquier territorio ocupado.
  • Renuncia a la guerra como método para resolver conflictos.
  • Salida de España de la OTAN.
Añadimos que hemos llevado el misil, porque el Gobierno de España ha acordado su instalación en Rota sin consultar al pueblo, y que como dice un viejo y sabio cuento, si alguien nos hace un regalo y no lo queremos aceptar, pertenece al que nos lo regaló, es decir a la OTAN y al Pentágono, por lo  que queremos que se lo lleven de vuelta.
Jose luis sale del Congreso
Algunos de los jóvenes que están viendo y escuchando el transcurrir del insólito acto aplauden haciendo ver que están de acuerdo con el mensaje. Vienen un par de policías y  toman el  DNI a José Luis,  nos dicen que podemos estar ahí pero que no podemos cruzar. No nos hace falta, ya hemos hecho lo propuesto. La mayoría de los diputados  no nos escuchará,  pero quizás otra gente  si lo haga. La campaña ha comenzado, ya es hora de ir a las calles y a las plazas. Nos despedimos con abrazos y tomamos caminos distintos, en la tarde nos juntaremos en Sol, eso será otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí