lunes, 27 de febrero de 2012

Los sindicatos alternativos advierten de una escalada represiva en el Estado Español #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya #1Persona1Voto


Representantes de los sindicatos alternativos LAB, Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Intersindical Valenciana y Coordinadora Obrera Sindical (COS) han advertido de la escalada represiva que se avecina, con motivo de la crisis y los recortes sociales...
Porrazos, heridos, contusionados, 37 detenidos, multas por doquier y una represión policial en la calle sin precedentes es el balance de la semana de protestas estudiantiles vivida en la ciudad de Valencia. Representantes de los sindicatos alternativos LAB, Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Intersindical Valenciana y Coordinadora Obrera Sindical (COS) han advertido de la escalada represiva que se avecina, con motivo de la crisis y los recortes sociales, en una mesa redonda celebrada en el Centre Octubre de Valencia, organizada por la Coordinadora d’Assemblees de Joves de la Esquerra Independentista (CAJEI).
Tras participar en las concentraciones de apoyo a los jóvenes estudiantes, los representantes de los sindicatos alternativos han coincidido en la necesidad de convocar una huelga general, en respuesta a la reforma laboral impulsada por el Gobierno de Rajoy, y han criticado la política de “concertación” y “diálogo social” que han llevado a término durante los últimos años los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO.
Diego Cañamero, Portavoz del SAT, ha denunciado que éste sindicato es, desde que nació en 1976, “el más represaliado de Europa”. Actualmente viven la realidad de 350 procesados, que se extienden a más de mil en toda la historia del sindicato. El mismo Cañamero –jornalero desde los 8 años y con la cartilla agrícola que mantiene con orgullo hoy, al igual que en los diez años en los que fue alcalde de El Coronil- se encuentra pendiente de un juicio del que se ha declarado insumiso. “La represión es muy dura, nos fríen a multas que no podemos afrontar; te ponen sanciones de entre 700 y 1000 euros, y si no pagas te embargan la casa”.
Para aclarar equívocos, el portavoz nacional del SAT ha equiparado la represión policial que practican PP (en territorios como el País Valenciano) y PSOE (en Andalucía). “El Partido Socialista gobierna Andalucía como su cortijo particular y ha represaliado de manera brutal a nuestros militantes”. Recuerda cómo Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, concedió el título de Hijo Predilecto de esta comunidad autónoma a la Duquesa de Alba, en febrero de 2006. El Sindicato de Obreros del Campo impulsó una campaña de protestas contra la concesión del galardón a la aristócrata propietaria de 34.000 hectáreas de tierra y 22 cortijos en las provincias de Córdoba y Sevilla.
El expresidente del Gobierno andaluz avisó a la policía y, desde entonces, se inicia “una represión sin contemplaciones hacia nuestro sindicato, que se prolonga hasta hoy; han eliminado cualquier vía de financiación del SAT: no tenemos acceso a cursos de formación y hemos tenido que desmantelar los servicios jurídicos, pero no acabarán con nosotros”. “Después de 35 años, nuestro poder se mantiene en los pueblos, y se desarrolla a través de estructuras abiertas, asamblearias, con una burocracia mínima y construidas de abajo arriba”, explica Cañamero.
Por otra parte, el Jon Etxebarria, de la Oficina de Relaciones Internacionales de LAB, ha destacado que en Euskalherria “está produciéndose un cierre masivo de pequeñas empresas, una realidad que no se vivía desde hace muchos años”. “Pero todavía hay diferencias sustanciales con el estado español, ya que la tasa de paro (en torno al 14%) es muy inferior a la media española; los sueldos son, en términos generales, más elevados, y algunos convenios colectivos, como el del metal, son los más favorables a los trabajadores de todo el estado”, subraya Jon Etxebarria.
Todo esto “no se ha conseguido por la generosidad de las empresas, sino porque la correlación de fuerzas capital-trabajo es diferente a la de otros lugares; es más equilibrada; de manera que hemos podido contrarrestar mejor la pérdida de conciencia de clase y el asedio neoliberal”. Para Etxebarria, Euskalherria constituye “un marco autónomo, un escenario propio de lucha de clases, donde el 65% de la representación sindical es combativa, como demuestra la convocatoria de una huelga general para el próximo 29 de marzo contra la reforma laboral y de la negociación colectiva”.
Además, ha sintetizado la posición de LAB: “luchamos por un estado socialista vasco y no creemos en los parches reformistas". ¿Por qué? "El capitalismo es como un león que, por mucho que le demos de comer verduras, siempre que pueda ingerirá carne; el sistema capitalista no puede reformarse"; también ha subrayado que el sindicalismo no puede ir “solo” sino que ha de “alinearse con las organizaciones sociales”, es decir, “organización” y “unidad”, para avanzar “aun con todas las contradicciones que tengamos durante el camino”. Por último, Etxebarria ha defendido el sector público como motor de la economía y ha recordado el contexto de Euskadi, que nunca puede perderse de vista: el 1,6% de la población (en el que figuran las grandes familias) controla el 45% de la riqueza.
Gonçal Bravo, coordinador general de la COS, ha insistido en las maniobras del Estado Español por destrozar los Païssos Catalans como ámbito de unidad económica, lingüística y cultural. “En los últimos 8 años hemos perdido más del 15% de la relación económica y productiva dentro de este espacio; se trata, sin duda, de una política de destrucción económica orquestada desde Madrid”. Algunos ejemplos: la tasa de paro real en el País Valenciano alcanza, según algunas fuentes, el 30% (muy por encima de la media española) y, según el FOGASA, es uno de las regiones del estado con más ERE aprobados en la última década.
Esta situación de “colonialismo” –en la que “han forzado un sistema productivo ajeno a nuestra personalidad”- explica junto a la correlación de fuerzas desfavorable, la hegemonía del PP en el País Valenciano, según el coordinador general de la COS. A este estado de cosas se corresponde una realidad sindical encabezada por dos sindicatos –CCOO y UGT- reducidas a meras “gestorías” y a ejercer una función de “mamporreros del amo”. “Han desmontado, incluso, las redes de solidaridad y apoyo mutuo a partir de las cuales nace el movimiento obrero”. El sindicalismo real ha de caminar en sentido contrario. “Ha de ser una cuestión de la clase trabajadora y permanecer lo más independiente posible”, subraya Bravo.
¿En qué escenario nos movemos? “La realidad se parece mucho a la de nuestros bisabuelos, a comienzos del siglo XX”, apunta el coordinador de la COS. Y no puede haber dudas: “somos proletariado y no precariado, ni otros conceptos postmodernos; han proletarizado a toda la población, también a la clase media, y han dicho que no tenemos derecho a tener nada más que nuestras cadenas”. Así las cosas, la respuesta y los mecanismos de lucha han de ser los que ha utilizado la clase obrera desde sus inicios.
Por parte de Intersindical Valenciana, su portavoz, Vicent Maurí, ha destacado que la represión del movimiento estudiantil estos días en las calles de Valencia “anticipa tiempos muy duros”. “Aquí la represión no llega a los extremos de Colombia porque funciona de modo más sutil: a base de multas pueden cerrar un sindicato, pero la actuación de la delegada del Gobierno y la policía nacional contra los estudiantes prueba que están dispuestos a todo”, explica el portavoz de la Intersindical.
El mapa sindical en el País Valenciano, Cataluña y Balares es similar al del conjunto del estado español: UGT y CCOO concentran en el territorio valenciano cerca del 80% de la representación, mientras que el resto se reparte entre 65 organizaciones. “Los números ponen de manifiesto las limitaciones del sindicalismo alternativo”, destaca Maurí. “Es muy difícil, aunque nos movilicemos y trabajemos en los centros de trabajo y las plataformas sociales, superar 30 años de sindicalismo basado en la “concertación” y el “diálogo social”.
En lugar de sindicalismo alternativo, CCOO y UGT han hecho “trabajo de acompañamiento del PP y el PSOE”. Por eso, ahora que llegan tiempos de lucha, “no estamos preparados; también hay mucho miedo, al despido y a represalias”. “Pero, a pesar de todo, hay que reforzar el sindicalismo alternativo”. No hay otra salida en lugares como el País Valenciano, con 640.000 personas apuntadas en las oficinas de empleo; una tasa de paro juvenil que supera el 50%; y rentas salariales que se sitúan en tercer lugar por la cola, dentro del conjunto de comunidades autónomas, concluye Vicent Maurí.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145260&;titular=los-sindicatos-alternativos-advierten-de-una-escalada-represiva-en-el-estado-espa%F1ol-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí