sábado, 17 de marzo de 2012

¿Democracia o libertinaje? #GlobalrEvolution #15M #spanishrevolution #democraciarealya


La mayoría de las personas se imagina que la democracia es un sistema de gobierno en el que todo el mundo puede hacer lo que le dé la gana sin freno alguno, ¡y eso es un craso error!
Libertad no significa que porque estemos en nuestra casa podemos subir “a todo volumen” el mini-componente, la radio, o la TV, ya sea de día, de noche, o de madrugada, celebrando fiestas los siete días de la semana, sin considerar ni un instante que nuestros vecinos podrían estar durmiendo apaciblemente, o talvez estudiando para fines de examen; o que alguno de ellos quizás esté enfermo o sufriendo de problemas nerviosos; o posiblemente de luto por la muerte de algún ser querido.
Libertad no quiere decir que ya podemos tirarnos en grupo al medio de la calle a jugar béisbol o basquetbol, como si estuviésemos en un play de nuestra propiedad, y arriesgándonos además a romperle la cara a alguien de un pelotazo, y el vidrio de cualquier auto estacionado; como tampoco a sacar nuestra gran piscina plástica para bañarnos en medio de la vía, obstaculizando brutalmente el libre tránsito de vehículos y transeúntes como si fuésemos los dueños del barrio, buscándole de esa manera un problema a los conductores y transeúntes.
Libertad no significa, mis amigos, que esos evangélicos fanáticos ya puede iniciar su prédica a las 5 de la madrugada, sin pensar un minuto en que todo el mundo está durmiendo tranquilamente a esa hora tan respetable, incluyendo especialmente a los niños y ancianos, cuando el día es tan largo para hablar de cualquier cosa.
Libertad tampoco significa que estemos autorizados a fumar en lugares de concentración pública, como ocurre a veces en autobuses, oficinas, restaurantes, cines y teatros, para molestarcon nuestro mal olor a tabaco a las personas que nos rodean, atentando así contra el derecho que tienen los demás a respirar un aire sano y limpio.
Libertad no quiere decir que las mujeres ya pueden circular por las calles semidesnudas, con pantaloncitos y minifaldas exageradamente cortas y pantys a medio ver, para provocar la lujuria de los hombres, alterando así el orden público. Tales “modas”, ¡si así puede llamárseles!, entran en el marco del libertinaje más pervertido e inmoral.
Nada de eso, amigos lectores, es libertad, sino puro libertinaje!
Cuando practiquemos las normas morales de convivencia; cuando respetemos los derechos, la seguridad y el bienestar de los demás ciudadanos, entonces sí estaremos haciendo buen uso de la libertad y de la democracia 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí