viernes, 13 de abril de 2012

A LO KE HEMOS LLEGADO , INDIGNANTE ES POCO ! #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes


..Washington. El envejecimiento de la población es un reto conocido. Y a eso dedica un extenso análisis el Fondo Monetario Internacional, en un adelanto de los documentos de su cumbre semestral. Lo que llama la atención es la agresividad y crudeza con la que pone de relieve el problema. El Fondo reclama, entre otras medidas, que se recorten las prestaciones y se retrase la edad de jubilación ante “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y también propone soluciones de mercado para mitigar ese “riesgo”.
“El riesgo ligado a la longevidad es un tema que exige más atención y ha sido subestimado (...) Una reforma esencial es permitir que la edad de jubilación aumente a la par que la longevidad esperada”, indica el FMI en un capítulo de su Informe sobre Estabilidad Financiera Global.
El economista del Fondo y coordinador del estudio, Erik Oppers, explicó en rueda de prensa que “los países deben elevar la edad de jubilación” como parte de un “proceso dinámico y automático”. De este modo, aseguró, se eliminaría la “dificultad política” para los gobiernos de negociar con cada suba que se produzca en la esperanza de vida.
Si el promedio de vida aumentara para 2050 tres años más de lo previsto hoy, los costos de envejecimiento crecerían un 50 por ciento, señala el reporte. Para los países emergentes, ese costo adicional sería del 25 por ciento.
El FMI sitúa la suma total de los costos adicionales “en decenas de billones de dólares”. El Fondo advierte que muchos de los datos con los que trabajan los gobiernos “subestiman” el ritmo de crecimiento actual de la longevidad mundial y se utilizan previsiones anticuadas, por lo que sus cálculos contemplan menos gastos de los reales.
Según explicó el economista español José Viñals en la rueda de prensa en la que se presentó el informe, “vivir más es bueno, pero conlleva un riesgo financiero importante”. “Nos va a costar más caro como individuos, a las corporaciones y a los gobiernos. Por eso debemos preocuparnos ahora por los riesgos de la longevidad, para que los costos no nos atosiguen en el futuro”, dijo Viñals, director de Asuntos Monetarios del FMI.
“Los riesgos asociados amenazan con socavar la sostenibilidad fiscal en las próximas décadas, y complican los esfuerzos de consolidación en respuesta a las actuales dificultades fiscales”, añaden los economistas del FMI.
Entre las recetas que propone el Fondo, figura, además de la elevación automática de la edad de jubilación, “aumentar las contribuciones a los planes de jubilación, con recortes de las prestaciones futuras”.
El Fondo subrayó que esta situación, a la que no se le ha prestado la “atención necesaria”, no sólo afecta a los gobiernos a través de los sistemas públicos de jubilaciones y la seguridad social, sino que también tiene implicaciones en la economía global mediante las empresas privadas que ofrecen planes de jubilación y las compañías de seguros vitalicios.
Según el FMI, para 2016, de toda la deuda soberana proyectada, un 16 por ciento, equivalente a unos nueve billones de dólares, “podría dejar de considerarse activos seguros”. El informe plantea que se recurra a los mercados de capitales para transferir el riesgo de la longevidad de planes de pensiones a instituciones con más capacidad para gestionarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí