lunes, 16 de abril de 2012

Los mismos que lincharon públicamente Jiménez Losantos por cuestionar el papel del Rey, arremeten ahora contra la Monarquía. #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes

 Las críticas de Federico Jiménez Losantos al Rey y su papel en asuntos tan graves para la nación española como el Estatuto de Cataluña o la negociación con ETA, fueron utilizadas en la campaña orquestada para silenciar al director de Es la mañana de Federico y forzar su salida de la Cadena COPE. A pesar de que las críticas estaban fundamentadas en asuntos tan importantes e iban dirigidas al Rey y no contra la Corona, se utilizó a la institución monárquica para denigrar ante la opinión pública a Jiménez Losantos. En El Linchamiento, el comunicador relata en primera persona hasta qué punto fue determinante la Casa del Rey en aquella operación de acoso y derribo.
Sólo han pasado cinco años y muchos de los protagonistas de El Linchamiento han reaccionado con extrema dureza al accidente del Rey en una cacería en África. Medios de comunicación y partidos políticos piden ahora la abdicación. La misma petición que utilizaron para intentar la muerte civil de Federico Jiménez Losantos.
Resulta especialmente llamativo el caso de José Antonio Zarzalejos. El que fuera director de ABC tachó en un programa de TVE en 2007 a Jiménez Losantos de "bufón de la corte" y añadió que antiguamente los reyes echaban a patadas a los bufones de la corte. Este domingo el diario El Confidencial ha abierto su edición durante todo el día con una crónica firmada por Zarzalejos con el titular "la Corona ha entrado en barrena" en la que se cuestiona a la Monarquía. En ella dice que el Rey "ha hecho que el vaso de muchas paciencias haya rebosado" y airea que "Don Juan Carlos se encuentra abrumado por los problemas familiares" por el "público y notorio fracaso de su matrimonio con Doña Sofía, de la que vive prácticamente separado". Y no le duelen prendas en afirmar que "suestrecha e íntima amistad con Corinna Zu Sayn-Wittgenstein ha dejado de constituir un rumor para convertirse en una certeza". La Familia Real, dice, se ha convertido en una familia "desestructurada y mal avenida, con frecuentes enfrentamientos más o menos explícitos", según fuentes de su entorno.
Arremete contra el "entorno del Rey", que había difundido que no iba a visitar a su nieto Froilán tras su accidente porque "estaba 'muy afectado' por el accidente que le evocaba el que protagonizó él mismo y que acabó accidentalmente con la vida de su hermano" pero "la realidad era muy otra: el Jefe del Estado -al parecer, invitado- se había trasladado a Botsuana, país al que se desplazó también en 2005, para practicar la caza mayor -de elefantes- ocultando el viaje bajo el eufemismo de su "carácter privado".
El que hasta hace muy poco ejercía como guardián de las esencias y censuraba cualquier crítica al papel del Rey, no se limita a criticar al monarca sino que llega a cuestionar a la institución: "En medios gubernamentales se teme que la tendencia de baja valoración de la Monarquía que se empezó a comprobar, primero entre los jóvenes, desde el inicio de este siglo, y luego generalizada, se agudice con acontecimientos como el de Botsuana", dice Zarzalejos. "Parece claro que si España ya tenía un grave problema con su modelo de Estado -el autonómico-, a partir de ayer -81º aniversario de la proclamación de la II República Española el 14 de abril de 1931-, el país tiene un muy serio problemacon la forma de Estado, es decir, con la Monarquía parlamentaria porque la Corona ha entrado en barrena con un más que preocupante diagnóstico político y social".
Este ataque de Zarzalejos va acompañado además por las otras dos firmas más destacadas de este diario. Su director Alberto Artero publica con su seudónimo S. McCoy el artículo "A Juan Carlos se le ha acabado el crédito ¿ha llegado la hora de Felipe VI?". Y su principal corresponsal político José Luis Lobo detalla como la "amiga" del Rey, Corinna, organiza  cacerías para millonarios.
No sólo en los medios de comunicación, también en la política encontramos ejemplos más que reveladores. Sin ir más lejos, el PSOE, uno de los principales instigadores del linchamiento a Jiménez Losantos. Su secretario general en Madrid, Tomás Gómez, ha pedido que el Rey abdique sin que nadie en Ferraz lo haya desautorizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí