miércoles, 11 de abril de 2012

Si no paramos la deriva autoritaria y nacionalista de Alemania seremos arrastrados a un abismo del que tardaremos generaciones en salir. #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya


El problema no es solo España. El Euro está gravemente amenazado. La posibilidad de una intervención de España está presente como nunca lo ha estado. Y la quiebra de España arrastraría las economías más débiles de la Unión Europea, empezando por la de Italia.
La dimensión de la economía española es mayor que la suma de las economías de Grecia, Portugal e Irlanda. Una intervención de España sería de tal calado que pondría la supervivencia del Euro en una situación imposible.
Alemania ha regresado al nacionalismo con una deriva xenófoba hacia los países del sur. Ángela Merkel se ha zafado del liderazgo europeo que Alemania había adoptado desde el nacimiento de la Unión Europea para refugiarse en la pretensión de una Alemania grande en una Europa débil. Su miopía electoral, además, le hace perder las elecciones regionales y prepara el camino para una derrota en las elecciones generales del año que viene. La recesión se instala en Europa en el momento en que los ejes de la política internacional exigirían una Unión Europea sólida y homologada para garantizar su presencia en un mundo cambiante.
Alemania está provocando la eutanasia de una Europa en decadencia y está dinamitando los sueños de una continente de ciudadanos libres e iguales.
La presumible victoria electoral de François Hollande en Francia puede ser el punto de inflexión hacia nuevas políticas en Europa que compaginen los pagos de las deudas con políticas expansivas que permitan el crecimiento económico.
Alemania no se ha dado cuenta de que la pobreza de la Europa del sur garantiza su declive económico.
Mientras tanto, Rajoy ha perdido la credibilidad y el control de la política española y ha demostrado su incapacidad para cualquier iniciativa europea.
La tragedia española radica en la mediocridad de su clase dirigente –PP y PSOE incluidos- y en el sometimiento a la población de unas medidas de empobrecimiento que ahora, con los nuevos anuncios represivos sobre los derechos de opinión y manifestación, toman, además, una deriva autoritaria.
El dogma neoliberal instalado en la mayor parte de los gobiernos europeos pretenden que no hay otra política posible más que el empobrecimiento de los ciudadanos del sur. No hay voluntad pero sí hay otras políticas posibles. Y ahora mismo la responsabilidad la tienen los ciudadanos de España y del resto de Europa para recuperar la acción política que someta a los mercados a la soberanía de las instituciones de la democracia.
Si no paramos la deriva autoritaria y nacionalista de Alemania seremos arrastrados a un abismo del que tardaremos generaciones en salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí