jueves, 17 de mayo de 2012

La crisis bancaria y la decadencia del capitalismo español #democraciarealya #marchascongreso #GlobalrEvolution #15M #nolesvotes


La forzada decisión del Gobierno Rajoy de dejar en manos del Banco Central Europeo (BCE) la reestructuración del sistema financiero español asume un significado económico y político de primera magnitud.

LA CRISIS BANCARIA Y LA DECADENCIA DEL CAPITALISMO ESPAÑOL

Felipe Alegría y Ricardo Ayala
La forzada decisión del Gobierno Rajoy  de dejar en manos del Banco Central Europeo (BCE) la reestructuración del sistema financiero español asume un significado económico y político de primera magnitud.  Significa el reconocimiento implícito de que el Estado deberá recurrir a los fondos de rescate europeos para “salvar” la banca española, es decir, para asegurar que cobren sus grandes acreedores, los bancos alemanes y europeos, y para impedir que la crisis desatada tras la quiebra-nacionalización de Bankia acabe en un tsunami incontrolado. El coste económico y político de la operación, sin embargo, es enorme, porque significará la pérdida de poder financiero de la banca española y de sus empresas ante la banca de los países imperialistas centrales de Europa, en particular Alemania.
En estos momentos la crisis de los bancos españoles tiene paralizado el sistema de crédito, mientras se sincroniza con la crisis política en Grecia, por el NO dado por la mayoría contra los partidos que aplican los planes de saqueo de la Troika.
En los próximos días, todas las medidas encaminadas a salvar los bancos traerán un fuerte aumento de la Deuda pública y significarán más recortes, más impuestos y más despidos.

Bankia, la punta del iceberg

Antes de que el ECOFIN (la reunión de ministros económicos de la UE) decretara la intervención del BCE para “tutelar” el “saneamiento” del sistema financiero español y conocer cuántos miles de millones serán necesarios para tapar el agujero dejado por la especulación del ladrillo y la depresión económica, la prensa burguesa ya avanzaba que el problema de la Banca es demasiado grande para España y deberá ser resuelto por la UE.
Refiriéndonos sólo a Bankia, el gobierno y la prensa dicen que el coste de la “nacionalización” de Bankia serán 10 mil millones, pero es una gran mentira: el Estado, entre lo que ha puesto y lo que ha avalado, ya ha comprometido 73 mil millones, y si le añadimos las garantía de los depósitos (173 mil millones), llegamos a un valor de 246 mil millones de euros[1], que equivalen al 24% del PIB español.
No obstante, Bankia representa sólo una parte del sistema financiero en crisis. Para que los bancos de España (y otros países, en especial de la periferia) no se declararan en suspensión de pagos, mientras la Troika negociaba la deuda en Grecia, el BCE abrió la “barra libre” y prestó un billón de euros, el 60% de los cuales se quedaron en los bancos españoles  (más de 300 mil millones) y en los  italianos. 
Además de Bankia, Caixa Bank (La Caixa) y todo el sistema de las ex-cajas de ahorro se refinanciaron masivamente con dinero del BCE, pues la banca privada alemana y francesa, los antiguos prestamistas, en la medida que la crisis se profundizaba les cerraron el grifo.
¿Cuál es el tamaño del agujero de los bancos? Los activos de la banca española superan en tres veces el PIB (3 billones de euros[2]) y  el agujero bancario que calculan los analistas internacionales está entre 100 mil y 300 mil millones (entre el 10 y el 30% del PIB).
Los llamados “activos tóxicos” inmobiliarios son sólo una parte del agujero. El otro gran problema, que con la profundización de la crisis emerge cada día con más fuerza, es la deuda de las empresas con los bancos. Recientemente acaba de salir a la luz el caso de ACS que se encuentran de hecho en quiebra técnica  y arrastra una deuda de  14 mil millones. Los valores de las empresas del Ibex-35 llevan tiempo cayendo en picado.  Telefónica redujo su beneficio un 46,9% en 2011. Pero no son solamente las grandes empresas. La alarma de la crisis de la banca fue dada en realidad por el Banco de España cuando en su balance trimestral de las empresas afirmaba que su tasa de rentabilidad es inferior a sus costes de financiación[3]. Es decir, que no pueden hacer frente a sus deudas con los bancos.
La política del gobierno es salvar el capital financiero, aumentando su centralización en beneficio de los grandes bancos españoles. Es decir, “sanear” con dinero público las pérdidas de las cajas e incorporarlas, junto con los bancos menores, al “núcleo central” del capital imperialista español: BBVA, BSCH, La Caixa. Este es el objetivo de la Reforma Financiera decretada por Rajoy, cuando exige que todos los bancos aumenten sus “provisiones” para cubrir las pérdidas de los préstamos que no pueden cobrar.
Pero como dice un analista “con dos pollos no se hace un pavo”, y como las Cajas en quiebra así como los bancos menores no pueden fusionarse entre sí, y como el agujero es enorme y la capacidad de  los grandes está muy mermada por la crisis, la tendencia es que los grandes bancos de Alemania y Francia acaben haciéndose con el predominio del sistema financiero español.
“España hará lo que tiene que hacer”
Estas palabras pronunciadas por Juncker, el presidente del Eurogrupo y fiel representante de la banca alemana y francesa, define la cuerda floja en la que se encuentra el imperialismo español, atrapado en un acelerado proceso de decadencia.  El rescate de los bancos españoles por la Unión Europea significará que la autonomía del sistema financiero quedará automáticamente cuestionada y, con ello, la del principal poder que alberga un país imperialista: su capital financiero, con estrechos lazos de control con los principales monopolios empresariales.
La UE no es en absoluto ajena a la disputa entre los distintos imperialismos europeos. Por el contrario, es el instrumento de los capitales más fuertes, en especial los alemanes, que utilizan la crisis para afirmar su dominio, absorbiendo e incorporando a los capitales más débiles. La banca alemana ha prestado a los bancos españoles 109 mil millones de euros. La reestructuración del sistema financiero español significa que una parte del sector tenderá a ser incorporado por la banca internacional. Del mismo modo, los principales bancos españoles (BBVA, BSCH y La Caixa), aunque puedan hacer frente a las exigencias de la reforma financiera debido a su negocio internacional (en particular en Latinoamérica), están seriamente dañados por la depresión económica española. La fuerte y continuada pérdida del valor en Bolsa de las multinacionales españolas les afecta doblemente. La intervención de la UE en la crisis implica que las condiciones serán puestas por el capital financiero alemán y francés (sin olvidar el norteamericano, que tiene importantes paquetes de acciones de los grandes bancos españoles y que está globalmente representado por el FMI).
En la pugna que viene, solo una cosa es segura: todas las medidas para salvar a la banca se van a cargar una vez más en las espaldas de los trabajadores y el pueblo. Pues el rescate de la banca se hará por una doble vía: por el recorte de salarios y aumento de despidos de las empresas privadas, para rebajar su deuda con los bancos y, de otro lado, por un considerable aumento de la Deuda pública.  Esto es así porque los préstamos del BCE y las emisiones de deuda de los bancos fueron avalados por el gobierno y porque cuanto más aumenta la Deuda y el déficit, la financiación es cada vez más cara, como refleja el aumento de la “prima de riesgo”.
Paradójicamente,  son los propios bancos que son “salvados” lo que compran la deuda del gobierno y hacen el negocio del siglo cobrando unos intereses de usura. Es un atraco masivo a luz del día al presupuesto del Estado que comprometerá por años y años las partidas para los servicios públicos.
La crisis política en Grecia y la dinámica de la crisis
El colapso político de los partidos que han sostenido el régimen político griego y la nuevas elecciones marcadas para junio, han sido un enorme varapalo a los planes del imperialismos alemán y francés. Significativamente, el mismo día que tomaba posesión de la presidencia, Hollande se reunía con Merkel y declaraba que no se cambiaría el Memorándum que contiene el plan de ajuste griego.
El resultado de las elecciones griegas no formaba parte del guion. Mientras negociaban las condiciones del pillaje de Grecia a principios del año y la UE entregaba miles de millones de fondos para los bancos y fondos de inversión con deuda griega, la UE aplazó la crisis bancaria en España a través de la “barra libre” del BCE. Con el plan griego encarrilado, ya pudieron cerrar el grifo a los bancos españoles. Ahora, sin embargo, se han visto obligados a lidiar con los dos procesos a la vez.
Mientras escribíamos este artículo la población griega sacaba sus depósitos de los bancos. En un solo día retiraron 800 millones de euros, mientras la UE amenaza a los trabajadores griegos con echarles del euro y arrojarlos a los infiernos si no votan en las próximas elecciones a favor de los defensores del plan de saqueo y masacre.
Y es que para los trabajadores griegos y los del Estado español, quedarse en euro significa aceptar que los machaquen para que los banqueros alemanes y franceses, españoles y griegos, parasiten todo un país y se aseguren las ganancias a costa de empobrecer en masa a la mayoría de la población. Mientras ganaban billones de euros sus ganancias eran privadas, ahora que se hunden somos nosotros quienes debemos pagar su cuenta.
La expropiación de la banca y la suspensión inmediata del pago de la Deuda pública a banqueros y especuladores son absolutamente necesarias para parar la sangría. Se trata de estatizar el sistema financiero sin pagar absolutamente nada a los banqueros. Por el contrario, hay que recuperar lo que han robado y meter a la cárcel a los responsables del desastre. Se trata también de suspender inmediatamente el pago de la deuda pública a la banca y a los fondos especulativos, para poder parar la sangría del presupuesto. Se trata de construir la unidad internacional entre los trabajadores, de romper con la Europa de los banqueros y sus gobiernos lacayos, de abrir el camino a la Europa de los trabajadores y los pueblos.


[1] Los avales del Estado eran por 28.500 millones, los préstamos del BCE (garantizados por el Banco de España) 40.000 millones (15.000 en diciembre y 25.000 en febrero). Hay que añadir los bonos preferentes del FROB, ahora convertidos en acciones, por 4465 millones. Y finalmente, que el FDG (Fondo de Garantía de Depósitos)  y el Estado (en realidad el Estado, porque el FDG está en números rojos), garantiza 173 mil millones. En total, casi 250 mil millones del balance de BFA. (La catástrofe de Bankia: Entrampados hasta las orejas, de Luis Garicano  11/05/2012)
[2] en notación española
[3] El País 13.05.2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí