viernes, 8 de junio de 2012

ATENCION !! solucion a esta economia depredadora ,ya se aplica en muchos paises desde hace 3 años.LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya #1Persona1Voto


Hace algun tiempo puse este video aqui. y hoy viendo el programa PARA TODOS LA 2, se me refrescaba la memoria viendo a este yogurin en una entrevista de lo mas interesante.

Christian Felber - La Economía del Bien Común / L'economia del ...

Y merece la pena recordar que este economista austriaco,Chistian Felder,tiene la solucion perfecta para salirse de esta crisis prefabricada y optar por una economia responsable  y ètica una economia con conciencia para todo el mundo.Y lo bueno es que son ya 700 las empresas que se han unido a este proyecto en año y medio y ninguna se ha bajado del carro porque funciona bien.
Una universidad alemana trabaja en este modelo economico del Bien Comun,y en Austria,su pais un banco privado con propiedad colectiva.
Un ejemplo de cómo podrían funcionar estos bienes comunes es la empresa de provisión de energía de Sacramento (California), la SMUD. En ella, tanto el órgano ejecutivo como el administrativo son elegidos democráticamente por la totalidad de los 1,5 millones de hogares a los que la empresa suministra la electricidad. SMUD no solamente es una de las empresas públicas más populares en EE.UU., sino también una de las más ecológicas.El gobierno no puede meter mano,son los ciudadanos los que deciden.
Funciona asi desde 1946.

Si algo es prioritario ahora mismo es resolver este desaguisado en que nos han metido y de paso joderles los planes de futuro ,en el que nosotros no contamos ,a la mafia bankera rokefellers-rotchild y la madre que los pario a todos.

Asi que a mi me parece que debieramos empezar por aqui,DIFUNDIENDO E INFORMANDO a los alcaldes y empresarios de todas las naciones.Este proyecto es vàlido para la energia,el agua,etc.

Si resolvemos esto todos nuestros problemas se acabarian.ES EL PRINCIPIO DE LA LIBERTAD HUMANA.
¿QUIEN SE APAUNTA?

Zahir

Entrevista a: Christian Felber “El pueblo debe definir las reglas de juego de la economía”




Una cosa está clara: la sociedad actual busca nuevas formas de participación política y económica ante un sistema que margina y  desoye sus protestas. Movimientos como el 15M son buena prueba de ello. Asistimos a una crisis económica, política y social, en la que los mercados financieros desarrollan lo que hoy llamamos la dictadura de Capital. Los gobiernos desempolvan del Despotismo Ilustrado un “todo por el pueblo pero sin el pueblo” renovado, aunque plagado de discursos populistas y manidos en los que se justifica la austeridad como medida para generar empleo y confianza en la economía. Mientras, los mismos políticos que dicen gobernar en tono paternalista por el bien de la sociedad, abaratan el despido y devalúan los derechos de los trabajadores frente al tejido empresarial.

No hay duda, nuestra democracia está enferma, los estados son incapaces de asegurar el bienestar de sus ciudadanos frente al de las grandes corporaciones: el 21% de los españoles vive por debajo del umbral de la pobreza. En este escenario de descontento popular, surge la Economía del Bien Común, acuñada en 2010 por el economista austríaco Christian Felber y corroborada por más de 500 empresas, políticos, organizaciones y particulares de todo el mundo. En plena decadencia del sistema actual, la Economía del Bien Común rompe con la dicotomía “capitalismo-comunismo” y se define como una palanca de cambio a nivel económico, político y social, una alternativa sostenible que aspira a generar bien común como motor de riqueza nacional.

Hoy charlamos con su creador, el especialista en economía sostenible y alternativas a los mercados financieros, Christian Felber ( Austria, 1972).

Como diría Zigmun Bauman, el capitalismo actual se ha convertido en un sistema productor de residuos humanos, aquellos seres obsoletos incapaces de sobrevivir a la competitividad global, consecuencia inevitable de la modernización… ¿Tiene razón Bauman, estamos creando un sistema de vidas desperdiciadas, de refugiados, de emigrantes de poblaciones superfluas que suponen un cero a la izquierda en el mercado global, y por tanto, están condenados al abandono?

El análisis es acertado. Aunque no es la meta del capitalismo, sino un efecto secundario. Sin embargo, el capitalismo también puede originar el efecto contrario: el buen empleo, satisfacción de necesidades básicas, pero no se dan, ya que la verdadera meta del capitalismo actual es el crecimiento del capital – y no la mejora del nivel de vida de la población: buen empleo, sentido, satisfacción, buenas relaciones, justicia, sostenibilidad. Y a la larga, esta meta subyuga a todas las demás metas y todos los demás valores volviéndose totalitario. Estamos en camino hacia este escenario.

Ahora que el capitalismo actual está en crisis muchos son los que protestan contra un sistema corrompido y aúnan sus voces por un cambio económico. Sin embargo, la pregunta que muchos ciudadanos se hacen es ¿lo que no es capitalismo tiene que ser comunismo?

¿Lo que no es amor es odio? ¿Lo que no es blanco es negro? Se trata de un argumento estratégico de aquellos que no quieren prescindir del modelo actual y tachan de “comunista” a cualquier alternativa para no tener que introducir cambios. Sin embargo, es cierto que existen una infinidad de alternativas más allá de ambos extremos históricos. La diversidad y la creatividad no conocen límites. La economía del bien común ha aprendido las lecciones de ambos “ismos” (capitalismo-comunismo) y ha creado algo que va más allá. Es el próximo paso en la evolución del sistema económico conforme con nuestros valores constitucionales.

¿Cómo nace la economía del bien común y cuáles son sus principios fundamentales?

La economía del bien común nació del análisis y del descontento con el sistema de mercado actual. Se basa en la redirección del comportamiento empresarial a través de dos nuevas reglas del juego fundamentales: afán de lucro y competencia serán sustituidas por contribución al bien común y cooperación – las empresas aspirarán a los valores relacionales: honestidad, respeto, cooperación, generosidad y solidaridad. Estos comportamientos serán la base del éxito económico porque se medirán con el nuevo indicador de éxito: el balance del bien común.

En el sistema actual, el éxito económico y la competitividad marcan la política económica y social de una sociedad. Sin embargo,  como usted afirma, el éxito económico no aporta necesariamente bien común. Por tanto, la incorporación de la economía del bien común conllevaría también un cambio político. ¿Cómo se llevaría a cabo esta transformación?

En el fondo, el proyecto de la EBC es un proceso democrático. El camino que proponemos es la celebración de asambleas democráticas en todas las comunidades. En éstas, los ciudadanos podrían buscar las diez o veinte reglas fundamentales que dirigieran el comportamiento económico. Éstas serán sometidas a referéndum. Aquellas que sean adoptadas por el pueblo soberano, pasarían a formar parte de la Constitución.  Esta parte “falta” ahora: Ya tenemos valores y derechos constitucionales excelentes, pero faltan leyes económicas concretas que respeten esos derechos fundamentales que posee el ser humano. Hasta hoy la competencia y el afán de lucro ilimitado, son parámetros de éxito que sólo miden el crecimiento monetario; por tanto, contradicen precisamente esos valores constitucionales a falta de esa parte intermedia. Las leyes económicas futuras deberán “traducir” las pautas constitucionales en normas más concretas que protejan los derechos fundamentales del pueblo, en vez de contradecirlos.

¿Cuáles son los fundamentos que rigen el bien común? ¿Cómo podemos medir qué empresas contribuyen a él?

El balance del bien común será el encargado de traducir lo que una sociedad espera de sus empresas: ¿Tiene sentido el producto? ¿Se produce de forma ecológica? ¿Cuáles son las condiciones laborales? ¿Se tratan y pagan de forma igual a las mujeres y hombres? ¿Se reparten de forma justa los ingresos? ¿Los trabajadores están presentes en el proceso de toma de decisiones? Estas preguntas darán como resultado un balance medido en “puntos del bien común”. Cada empresa puede conseguir entre 0 y 1000 puntos del bien común. Cuanto mejor el resultado del balance, mayores serán las ventajas legales para las empresas. Como consecuencia, los productos más ecológicos y justos serán más baratos que los productos irresponsables y las empresas más responsables y éticas permanecerán en el mercado.

Los bienes comunes o bienes democráticos, como el agua escuelas, universidades, hospitales, empresas de abastecimiento de agua y energía, telecomunicación, transporte público o bancas pasarían a ser gestionados por la ciudadanía, ¿cómo se gobiernan los bienes comunes?

Estos recursos indispensables para el ser humano deberían ser gobernados por la población – no por los gobiernos. Quiere decir que serán bienes democráticos. El objetivo es el servicio al bien común y no la maximización del beneficio financiero. Un ejemplo de cómo podrían funcionar estos bienes comunes es la empresa de provisión de energía de Sacramento (California), la SMUD. En ella, tanto el órgano ejecutivo como el administrativo son elegidos democráticamente por la totalidad de los 1,5 millones de hogares a los que la empresa suministra la electricidad. SMUD no solamente es una de las empresas públicas más populares en EE.UU., sino también una de las más ecológicas.

Hablas de una banca del bien común, ¿En qué se diferenciaría la banca democrática de la banca actual?

La lista de diferencias es larga. El banco democrático sirve, como todas las empresas, al bien común y, como todos ellos, controlado por la ciudadanía soberana y no por el gobierno. Sus servicios consisten en depósitos de ahorro garantizados, cuentas corrientes gratuitas, créditos de interés reducido y créditos de riesgo social. Los mercados financieros en la forma actual ya no existirán.

El movimiento “Ocupa la plaza” nacido en Madrid como un movimiento de protesta ciudadana que exigía un cambio político y económico basado en una democracia participativa se extendió con rapidez a 87 países.¿Estamos creando el precedente que permitirá en un futuro la implantación economía del bien común?

Hay un factor que alimenta el cambio: el ansia de una democracia real. Como ya he dicho, en el fondo, la Economía del Bien Común es un proceso democrático en el que el pueblo debe definir las reglas del juego de la economía en asambleas democráticas. Nosotros sólo ofrecemos un input, una inspiración. Los nuevos movimientos sociales como “Ocupa la plaza” o “15 M” ya denuncian la ausencia de elementos democráticos que permitan la participación directa del pueblo en la política. Si conseguimos desarrollar el modelo de democracia 2.0, es decir, una democracia directa y participativa, también conseguiremos un orden económico alternativo. Lo uno va unido con lo otro.

Más información:

-Economía del bien común: http://www.gemeinwohl-oekonomie.org/es
LIBRO EN GOOGLE BOOKS

Para Todos La 2 - Entrevista: Christian Felber. Economía del Bien Común.

06 jun 2012

En plena crisis económica y financiera mundial les queremos hablar de una nueva teoría económica. Sus creadores la presentan como el modelo económico del futuro, a mitad de camino entre el capitalismo y el comunismo: les estamos hablando de "la Economía del Bien Común".Christian Felber, Economista austriaco es el padre de la criatura.
ENTREVISTA      http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-ent...
Las opiniones de Francisco Álvarez Molina (Madrid 1946) sobre el sistema económico tienen la solvencia de quien conoce bien la maquinaria después de veinticuatro años en la Bolsa de París
OS DEJO PARTE DE ESTA ENTREVISTA,EL RESTO AQUI
-Es de los que considera entonces que asistimos a una devaluación de la política y a una suplantación de la democracia por los mercados.

-Absolutamente. Lo estamos viendo en Grecia o en Italia. Lo que no puede ser es que pongamos nuestro bienestar en manos de gobernantes a los que elegimos y que luego sean otros los que deciden.

-¿Cuál es la alternativa a ese sistema?

-Por el momento no existe pero hay una vía que se llama el modelo económico del bien común. Es algo que tiene tres años de vida pero que puede expandirse de forma acelerada. Se basa en el preámbulo de todas las constituciones, incluida la española, en el que se dice que uno de los objetivos del Estado es la búsqueda del bien común de las personas. Debemos cuestionar primero si es necesario el crecimiento continuo y el reparto de lo que tenemos. No se trata de capitalismo ni de comunismo, es un modelo que toma aspectos de ambos. Propone una banca pública sobre la idea de que el dinero público debe tener una estructura de gestión pública. Hemos visto cómo los fondos que el ICO destina a financiar a empresas no llegan a quienes los necesitan porque hay que encauzarlo a través de la red de oficinas de la banca privada. Este modelo se desarrolla a partir de un libro del economista, periodista y profesor austríaco Christian Felder. El modelo tiene una hoja de ruta. Empieza por aplicarse en las empresas y consiste en medir el crecimiento por los valores del bienestar. Una empresa que funciona y sus empleados tienen unas retribuciones razonables si no crece no pasa nada porque está creando riqueza y sostiene a quienes trabajan en ella. Define también una escala salarial en las empresas de manera, por ejemplo, que si el salario mínimo es de 1.000 euros el máximo no puede ser superior a 15.000 euros. Por primera vez he encontrado una lógica que de aquí a veinte o treinta años puede hacer que el modelo cambie. También se modifica la noción del Producto Interior Bruto (PIB) ¿Qué bienestar produce un país que vende armas o una empresa que crece mucho pero destruye el medio ambiente?

-Eso es tanto como acabar con el imperio de la cuenta de resultados.

-Efectivamente porque estamos ante otro caso en el que se habla del dinero por dinero. Los parámetros de medida del sistema actual dejan fueran los impactos negativos que la actividad económica pueda generar, lo que no parece natural.
Si quieres contribuir a que Amadeuxxx pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en: Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago) Donación de importe libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí