jueves, 28 de junio de 2012

Energía Libre – Hecho o Ficción? #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes


Mientras estaba en la Universidad, Tesla pensó que podría ser posible operar un motor eléctrico sin chispas. A el le dijo el profesor que tal motor requeriría una perpetua moción, y por ello, era imposible. Tesla estaba determinado a probar que el estaba equivocado.

En ese tiempo (1889), a pesar de la mofas de los profesores, Tesla patentó el generador de corriente alterna. Durante esa década, él investigó intensamente otros métodos de generación de energía, incluyendo una colector de partículas cargadas, patentado en 1891.

Cuando el New York Times en junio de 1902 llevaron una historia acerca de un inventor que afirmaba que había inventado un generador eléctrico que no requería un motor principal bajo la forma de fuente externa de combustible, Tesla le escribió a un amigo, que el ya había inventado tal dispositivo.

Tesla demandaba que la invención era un generador eléctrico que no consumiría ningún combustible. Tal generador sería su propio motor principal y era completamente imposible, según los científicos modernos.

Hace unos noventa a cien años, todos sabían que una máquina más pesada que el aire no podía posiblemente volar. Violaría las leyes de la física. Esta era la opinión aprendida de prácticamente todos los llamados expertos en la materia.

Por ejemplo, Simon Newcomb declaró en 1901:
“La demostración que ninguna combinación posible de sustancias conocidas, formas conocidas de máquinas y formas conocidas de fuerza, pueden ser unidas en una máquina práctica por la cual el hombre volaría largas distancias a través del aire.”
Afortunadamente, unas pocas personas, como los Hermanos Wright no aceptarían tales pronunciamientos como la palabra final. Ahora tomamos el vuelo más pesado que el aire, por concedido. Ahora, físicos ortodoxos y otros científicos están diciendo cosas similares en contra de la idea de las tecnologías de energía libre.

Utilizan términos negativos, tales como pseudo-ciencia y moción perpetua, y citando leyes físicas que aseveran que la energía no puede ser creada o destruida (1ª ley de la termodinámica), y hay siempre una disminución de la energía útil (2ª ley de la termodinámica).

Las invenciones de energía libre son dispositivos que pueden pisar un ilimitado suministro de energía del universo, sin quemar ninguna clase de combustible, creando la solución perfecta a la crisis mundial de energía y su contaminación asociada, degradación y destrucción del medio ambiente. La mayoría de los dispositivos de energía probablemente no creen energía, sin más bien pisan en Fuentes existentes de energía natural por varias formas de inducción.

Al contrario de los dispositivos solares o de viento, los dispositivos de energía libre necesitan poca o ninguna capacidad de almacenamiento de energía, porque ellos pueden pisar tanta energía como se necesite cuando se necesita. Apropiadamente diseñados, los dispositivos de energía libre no tienen ninguna clase de limitaciones.

En el periódico Brooklin Eagle, Tesla anunció, el 10 de Julio de 1931 que:
“Yo he atrapado los rayos cósmicos y los he hecho operar un dispositivo de movimiento".
Más tarde en el mismo artículo, el dijo que:
“Hace más de 25 años, yo comencé con mis esfuerzos para atrapar los rayos cósmicos, y ahora puedo afirmar que he tenido éxito.”
En 1933, el hizo la misma afirmación en un artículo para el periódico New York American, bajo el título: Dispositivo para Atrapar la Energía Cósmica Afirma Tesla:
“Esta nueva energía para conducir la maquinaria del mundo será derivada de la energía que opera el universo, la energía cósmica, cuya fuente central para la tierra es el sol, el cual está por todas partes presente, en cantidades ilimitadas.”
Datando hacia atrás, hace más de 25 años, a partir de 1933 significaría que el dispositivo Tesla hablaba de que se debía haber construido antes de 1908. Casi ciertamente, la idea había se le había ocurrido a Tesla años antes.

Una información más exacta está disponible a través de su correspondencia, ahora ubicada en la colección de la Biblioteca de la Universidad de Columbia.

 

Electricidad sin quemar combustible

Escribiendo el 10 de junio de 1902 a su amigo Robert U. Johnson, editor de Century Magazine, Tesla incluyó un recorte de New York Herald del día anterior, acerca de Clemente Figueras, un ingeniero en maderas y bosques en Las Palmas, capital de las Islas Canarias, quien inventó un dispositivo para generar electricidad sin quemar combustible.

Que fue de Figueras y su generador sin combustible no se sabe, pero su anuncio en el periódico apuró a Tesla, y su carta para Johnson, para afirmar que él ya había desarrollado tal dispositivo y revelado las leyes físicas subyacentes.

Otros patentes estadounidenses habían sido archivados (#3,811,058, #3,879,622, y #4,151,431), por ejemplo, para motores que operan exclusivamente sobre energía permanente, aparentemente entrando en energía que circula a través del campo magnético de la tierra. Los primeros dos requieren una red de retroalimentación para poder ser auto-operable.

El tercero, (descrito en detalle en la revista Ciencia y Mecánicas, Primavera de 1980) requiere tamaños, formas, orientaciones y espaciamientos críticos de imanes, pero ninguna retroalimentación. Tal motor podría operar un generador eléctrico o una bomba de calor reversible en su hogar, todo el año, gratis. [copias descriptivas completas de patentes estadounidenses cuestan $3.00 cada una de la Oficina Estadounidense de patentes, 2021 Jefferson Davis Hwy., Arlington, VA22202. Se requiere el número correcto de 7 dígitos].

Según Oliver Nichelson, quien ha hecho estudios extensivos de Tesla y sus máquinas de energía libre, el dispositivo que, al principio, parece encajar mejor a las afirmaciones de Tesla, se encuentra en su patente para un “Aparato para Utilización de Energía Radiante”, Número 685,957, que fue llenado el 21 de marzo de 1901, y concedida el 5 de noviembre de 1901.
“Aparato para la Utilización e Energía Radiante”
Patente #685,957, archivado el 21 de marzo de 1901 y concedido el 5 de noviembre de 1901.
 
El concepto detrás del lenguaje técnico antiguo es simple – una plancha aislada de metal es puesta lo más alto posible en el aire. Otra plancha de metal es puesta al suelo. Un alambre se corre desde la placa de metal, a un lado del condensador y un Segundo alambra va desde la plancha en el suelo hacia el otro lado del condensador.

El son, así como las otras Fuentes de energía radiante, tiran hacia afuera partículas minúsculas de materia electrificada positivamente, las cuales, afectando sobre la plancha (la superior), comunican continuamente una carga eléctrica al mismo. El terminal opuesto del condensador siendo conectado al suelo, el cual puede ser considerado como un inmenso reservorio de electricidad negativa, una débil corriente fluye continuamente en el condensador y ya que las partículas se cargan a un potencial muy alto, esta carga del condensador puede continuar casi indefinidamente, incluso al punto de romper el dieléctrico.

Ahora le llamaríamos a este dispositivo un panel solar-eléctrico. Aunque la invención de Tesla es muy diferente, pero lo más cercano a esto en tecnología convencional es en foto-voltaje. Una diferencia radical es que los paneles solar-eléctricos convencionales consisten de un substrato cubierto con silicón cristalino; el último usa silicón amorfo.

paneles solares convencionales son caros y, como sea el recubrimiento, son fabricados por procesos esotéricos. Pero el panel solar de Tesla es solo una plancha brillante de metal con un recubrimiento transparente de un material aislante.

Pegue uno de estos paneles como antenas arriba al aire, mientras más alto mejor, y átelo con alambre a un lado del condensador, el otro yendo una buena parte a tierra.

Ahora la energía del sol está cargando ese condensador. Conecta a través del condensador alguna especie de dispositivo interruptor, para que pueda ser descargado a intervalos rítmicos, y se tiene una salida eléctrica.

La patente de Tesla nos dice que es muy simple conseguir energía eléctrica. Mientras más grande sea el área de la plancha aislada, más energía se consigue. No obstante, esto es más que un panel solar, porque no necesariamente necesita luz solar para operar. También produce energía por la noche.

Por supuesto, esto es imposible, según la ciencia oficial. Por esta razón, no se puede conseguir una patente en tal invento hoy. El recibidor de energía libre de Tesla se refiere al son, así como a otras fuentes de energía radiante, como los rayos cósmicos.

Que el dispositivo funciona por la noche es explicado en términos de disponibilidad de rayos cósmicos durante la noche. Tesla también se refiera al suelo como un inmenso reservorio de electricidad negativa.

Tesla estaba fascinado por la energía radiante y sus posibilidades de energía libre. El llamó al radiómetro de Crooke (un dispositivo que tiene aspas que giran en un vacío al ser expuesto a energía radiante), un bellísimo invento. El creía que se volvería posible atrapar energía directamente conectándose a la misma rueda de trabajo de la naturaleza.

Este parece un diseño muy directo, y parecería cumplir con su demanda de haber desarrollado un generador sin combustible, energizado por los rayos cósmicos, pero en 1900, Tesla escribió que lo que el consideraba su artículo más importante, el cual el describe como una máquina auto-activante que halaría energía del medio ambiente, un generador sin combustible que es diferente de su Dispositivo de Energía Radiante.

Titular: El Problema de Incrementar la Energía Humana – A Través del Uso del Sol, el artículo fue publicado por su amigo, Robert Johnson en la Revista Mensual Ilustrada El Siglo (The Century), en la edición de junio de 1900.

El título del capítulo en donde el discute su dispositivo es llamado: Una Salida de Métodos Conocidos – Posibilidad de una Máquina o Motor “Automático”, inanimado, sin embargo Capaz, como un Ser viviente, Derivando Energía del Medio – La manera Ideal de Obtener Energía Motive.

Tesla afirmó que el primero comenzó a pensar acerca de la idea cuando leyó una declaración hecha por Lord Kelvin, quien dijo que era imposible construir un mecanismo capaz de abstraer calor del medio circundante y operar por eses calor. Tesla tuvo la visión de un paquete muy largo de barras de metal, extendiéndose desde la Tierra al espacio exterior.

La tierra es más cálida que el espacio exterior, por lo cual el calor sería conducido por las barras a lo largo con una corriente eléctrica. Entonces, todo lo que sería necesario sería un cable de energía muy largo que conectara los dos extremos de las barras de metal a un motor.

El motor continuaría corriendo hasta que la tierra se enfriase a la temperatura del espacio exterior. Por supuesto, ahora no necesitaríamos un cable de energía para conectar los dos extremos – microondas servirían.

Este sería un motor inanimado el cual, a toda evidencia, estaría enfriando una porción del medio, debajo de la temperatura del alrededor, y operado por el calor abstraído, es decir, produciría energía directamente del ambiente, sin consumir ningún material

Tesla continúa en el artículo, describiendo cómo el trabajó en el desarrollo de tal dispositivo de energía – aquí toma un poco de trabajo detectivesco para enfocarse a cuales de sus invenciones se refería.

El escribió que primero comenzó a pensar acerca de derivar energía directamente del ambiente cuando estuvo en París, durante 1883, pero fue incapaz de hacer mucho con la idea durante varios años, debido a la introducción comercial de sus generadores de corriente alterna y motores. No fue hasta 1889 cuando el, de nuevo, tomó la idea de la máquina automática.

En 1893, Tesla aplicó para una patente sobre una bobina eléctrica que es la candidata ideal para un sucesor de este extractor de energía no-mecánico. Este es su “Bobina para electro-imanes”, patente #512,340. Es un curioso diseño, nada parecido a una bobina ordinaria, hecha dándole vuelta a un alambre en forma de tubo, esta utiliza dos alambres puestos uno al lado del otro en una forma, pero con el extremo del primero conectado al comienzo del segundo.

En la patente, Tesla explica que esta doble bobina almacenará muchas veces la energía de una bobina convencional. La patente, sin embargo, no da pista de lo que puede haber sido su capacidad más inusual.

En un artículo para la Revista Century Magazine, Tesla compara la energía extraída del ambiente al trabajo de otros científicos, quienes estaban, en ese tiempo, aprendiendo a condensar los gases atmosféricos a líquidos. En particular el citó el trabajo de un Dr. Karl Linde, quien ha descubierto lo que Tesla describió como un método auto-enfriador para liquidificar el aire.

Como dijo Tesla,
“Esta es la única prueba experimental que yo estaba todavía queriendo, que la energía era obtenible del medio, del modo contemplado por mí.”
Lo que vincula el trabajo de Linde con la bobina electromagnética de Tesla es que ambas usaban un doble camino para el material con el que trabajaban. Linde tenía un compresor para bombear el aire a una alta presión, dejar que la presión cayera, al viajar a través del tubo, y luego usar ese aire refrescado para reducir la temperatura del aire entrante, haciéndolo viajar de regreso hacia arriba por el primer tubo, a través de un segundo tubo envolviendo al primero.

El aire ya refrescado agregado al proceso de enfriamiento de la máquina, y rápidamente condensa los gases a líquido. El intento de Tesla era condensar la energía atrapada entre la tierra y su atmósfera más alta, y convertirla a corriente eléctrica.

El visualizaba al son como una inmensa bola de electricidad, positivamente cargada con un potencial de unos 200 billones de voltios. La tierra, por otra parte, está cargada con electricidad negativa.

La enorme fuerza eléctrica entre estos dos cuerpos constituía, por lo menos en parte, lo que el llamaba energía cósmica. Variaba de noche a día y de estación a estación, pero está siempre presente.

Las patentes de Tesla para generadores eléctricos y motores fueron concedidas a finales de 1880. Durante la década de 1890, la gran industria de energía eléctrica, en la forma de Westinghouse yGeneral Electric, entraron a ser. Con decenas de millones de dólares invertidos en plantas y equipo, la industria no estaba para abandonar una tecnología muy provechosa de una década, por aún otra más nueva.

Tesla vio que los beneficios podrían ser hechos del generador automático, pero en algún lugar a lo largo de la línea estaba señalado para el impacto negativo que tendría el dispositivo en la revolución tecnológica emergente, a finales del siglo 19 y a principios del siglo 20.

Al final de este artículo en el Century, el escribió:
“Trabajé durante mucho tiempo totalmente convencido que la realización práctica del método de obtener energía libre del sol sería de incalculable valor industrial,, pero el estudio continuado del tema reveló el hecho de que mientras sea comercialmente provechoso si mis expectativas están bien fundamentadas, no será a tal grado extraordinario.”
Años más tarde, en 1933, el estaba más puntualizado en sus comentarios acerca de la introducción de su generador sin combustible. En el Libro Público más importante de Filadelfia, el 2 de noviembre, hay una entrevista con Tesla bajo el titular: Tesla ‘Atrapa’ Energía Cósmica.

En ella le preguntaban si la repentina introducción de su principio trastornaría el presente sistema económico, a lo que el Dr. Tesla respondió,
“Ya está gravemente trastornado.” Y agregó: “Ahora más que nunca estaba el tiempo Madura para el desarrollo de nuevos recursos".
En una conferencia de prensa para celebrar su 76avo cumpleaños, Tesla anunció que el había inventado un motor de rayos cósmicos.

Cuando le preguntaron si era mucho más poderoso que el radiómetro de Crooke, el contestó,
“Miles de veces más poderoso”.
Tesla demandaba que del potencial eléctrico que existe entre la plancha elevada (positiva) y el suelo (negativa), la energía se genera en el condensador, y, después de un intervalo conveniente de tiempo, la energía acumulada se manifiesta a sí misma en una poderosa descarga.

Desafortunadamente, esta invención, como muchas otras que Tesla demandó cerca del final de su vida, supuestamente nunca fue desarrollada. Por lo menos nunca fue desarrollada en público. Cuando el murió, allí estaban en total, el equivalente aproximado de la carga de un vagón entero de ferrocarril de materiales de Tesla, confiscados por el gobierno, desde alrededor de cuatro diferentes ubicaciones de almacenaje.

De esto, un total de solamente como 150,000 documentos fueron soltados a los parientes yugoslavos de Tesla, ahora sostenidos por el Instituto de Tesla en Belgrado. Estos documentos y viejos modelos, principalmente de naturaleza histórica, comprenden la mayor parte de los materiales publicados de Tesla del instituto.

Un enorme volumen de documentos y modelos fueron retenidos por el Custodio de Propiedades Alienígenas en un estado sin clasificar, porque los expertos del gobierno han declarado que ninguno de ellos valía la pena clasificar.

1942 hasta 1945, cuando, siguiendo a la llegada de los científicos Nazi y los archivos secretos de Guerra de la Alemania Nazi, adquiridos, bajo Operación Paperclip, oficiales de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson se apresuraron a las bodegas de Custodio de Propiedades Alienígenas, y tomaron posesión de todos los documentos y otros materiales, los cuales todos estaban clasificados al nivel más alto.

El resto de los papeles de Tesla en las manos del gobierno todavía están clasificados (secretos). Hay literalmente toneladas de notas, documentos, dibujos y planos, así como las más de veinte cajas de material de Tesla, todavía no encontrado. El gobierno distribuyó falsos rumores que Tesla nunca mantuvo notas, lo cual es una evidente mentira.

Hasta este día, no hay manera de saber si el motor de rayos cósmicos de Tesla es práctico o no. Sin embargo, evidencia encontrada en los diarios perdidos de Tesla parece indicar que la energía libre es posible, y dentro del marco de trabajo de la ciencia conocida.

Richard (Scott) McKie diseñó y probó en 1991 un pequeño modelo de un Módulo de Energía según la Demanda. El trazado invoca las teorías de Tesla sobre el flujo de electrones, resonancia y magnetismo, combinados con modernas teorías sobre electrónicas de alta frecuencia y antenas de radio para generar energía directamente, sin la ineficiente conversión de energía de otras fuentes.
Tesla aplicó el conocimiento ganado de sus experimentos en Colorado, en la construcción del Wardenclyfrfe, en lo que ahora es Shoreham, Long Island. Esta facilidad iba a ser su logro de coronación: Un Centro Mundial de Telegrafía.

Tesla tuvo la visión de no hacer solamente la difusión de noticias y transmisión de mensajes personales codificados, sino también un código de tiempo universal y la transmisión de electricidad.
 

Investigación sobre Energía Libre Ahora

Patrick G. Bailey, Ph.D., en su Repaso de Energía de Punto Cero y Teoría de la Energía Libre, Progreso y Dispositivos - escribe que el estudio del campo de la energía libre se traslapa con un gran número de otras áreas de ciencia y tecnología que no son bien entendidas, y son usualmente llamadas “áreas de franja”.

Bailey cree que investigaciones responsables en estas áreas descubren importante información y datos que pueden relacionarse a varias preguntas que ocurren en el estudio de la energía libre.

Estas preguntas incluyen:
  • ¿Por qué se conduce esta investigación?
  • ¿Es información suprimida?
  • ¿Porqué se suprime?
  • ¿Hay otros ejemplos de tal supresión?
  • ¿Donde puedo obtener más información?
  • ¿Hay ejemplos de tales tecnologías relacionadas avanzadas?
  • Si tal fuente de energía existe, ¿ha encontrado alguien cómo usarla?
  • ¿Cómo podría funcionar?
  • ¿Podría yo usarlas, y se puede usar de manera responsable?
Hay una gran protesta por aquellos que están familiarizados con nuestra actual política de energía, y la red de energía pública para la necesidad de una nueva tecnología de producción de energía.

El Dr. Gary Johnson, un colega profesor y Miembro Fundador de IEEE, recientemente publicó una corta revisión de los investigadores en esta área, en un notable diario técnico estadounidense, y concluyó su reporte de cuatro páginas con la siguiente declaración:
“Hay mucho ruido en la literatura. Algunos conceptos son obviamente absurdos. Otros probarán estar en un error. Pero ¿hay alguna señal en todo ese ruido? Si la hay, Tesla Moray y Bearden están en lo correcto. La rentabilidad potencial es enorme, por lo que la búsqueda deberá ser continuada si hay alguna oportunidad de éxito.”
También Llewellen King, editor de los boletines La Energía Diaria, Defense Week, y Enviromental Week en Washington, D.C. recientemente afirmaron fuerte y dramáticamente en un discurso para una conferencia técnica internacional:
“Hemos fallado con la energía, para venir a salir con ‘El Gran Avance’ ‘El Cambio más Importante’ ‘Lo Radicalmente Diferente’ ‘El Salto Cuántico hacia delante’ ¿Dónde está el salto de un alambre de cobre a una fibra o a un cable? ¿Dónde está el equivalente de fibras ópticas para electricidad? … Las nuevas tecnologías, tales como las magneto-hidrodinámicas, (están avanzando y saliendo adelante), y aun esas cosas no han avanzado – ¡y nosotros todavía estamos hirviendo el agua! Es teóricamente posible que nosotros podamos, hasta algún punto, tomar este ‘Salto Cuántico hacia delante’. Y para hacer eso, yo creo que se necesitarán nuevas instituciones para desplegar y desarrollar nueva tecnología.

“No serán desarrolladas por la existencia de las viejas instituciones. El reto en tecnología es encontrarlo, y luego venderlo, y finalmente desarrollarlo.”
¿Existe una conspiración para suprimir los dispositivos de energía libre – como la supresión que confrontó Tesla con su recibidor de energía libre? Está la posibilidad que haya una colección y una red de grupos de intereses creados que parecen ser totalmente solidarios unos con otros para la supervivencia mutua financiera.

Las acciones tomadas por cualquiera de estos grupos pudiera ser completamente independiente de los otros. También, algún tipo de control y supresión en la prensa parece muy evidente. Ken MacNeill publicó en 1983 un artículo muy perturbador, titulado “Viendo adentro del Síndrome de Propietario”, en el cual el señala que, ¡más de 3,000 patentes han sido suprimidas!

Dos acontecimientos históricos vale la pena incluir aquí, respecto a la posible supresión e inhabilidad de comercializar dispositivos de energía libre. Estas son los Dispositivos de Sobre-Unidad de T. Henry Moray, y el Motor Hindershot. Ambos dispositivos fueron públicamente demostrados a la prensa estadounidense en los años 30, y pruebas cuidadosamente conducidas fueron hechas para determinar estos dispositivos.

De los informes y reportes del periódico, aparece que ambos dispositivos pasaron todas las pruebas, solo para caer en el olvido. Que pasó exactamente con estos dispositivos, sus inventores y la tecnología no son conocidos. También parece que los secretos de estos dispositivos murieron con sus inventores.

Toby Grotz ha presentado teoría y resultados del Proyecto Tesla para determinar si la Cavidad electroestática (atmosférica) de Schumann puede ser resonada, si la energía que es suministrada por la cavidad se propaga con muy poca pérdida, y si la energía podría ser extraída en otras ubicaciones dentro de la cavidad. Un análisis teórico del “Rayo de la Muerte” de Tesla fue también presentado por Toby Grotz (1991).

Examinando cuidadosamente expedientes históricos, este diseño de 1937 fue probablemente el primer intento de construir un dispositivo de rayo de partícula de alto voltaje- Los estimados de Tesla indican que una esfera de metal, de cinco metros de diámetro, cargada a 60 millones de voltios podría proyectar un rayo de partícula cargado con alta energía hasta 60 kilómetros a través del aire en una dirección dada.

En 19991, Oliver Nichelson resumió dos de los más tardíos diseños de Tesla de dispositivos, incluyendo un diseño de un Dínamo Unipolar en forma de turbina para una máquina que puede continuar produciendo electricidad después de haber sido desconectada de una fuente externa de energía.

Este papel es también importante porque también describe la “Bobina de Tesla para Electro-Magnéticas” patentada en 1893.

 

Siguiendo las Huellas de Tesla

A principios de los 1900s, el Dr. Thomas Henry Moray de Salt Lake City produjo su primer dispositivo para halar energía de las oscilaciones de meta-frecuencia del mismo vacío de espacio. Eventualmente, Moray pudo producir un dispositivo de energía libre pesando sesenta libras y produciendo 50,000 watts de electricidad durante varias horas. Irónicamente, aunque el demostró su dispositivo repetidamente a científicos e ingenieros, Moray fue incapaz de obtener fondos para desarrollar más el dispositivo a una central de energía eléctrica usable que equiparía de corriente eléctrica a escala masiva.

Como Tesla, Moray se enfrentó con aquellos que tenían un “monopolio de la energía” que no estaban dispuestos a compartir.

Cuando era un muchacho joven, Moray había sido profundamente inspirados por Nikola Tesla. Moray estaba especialmente entusiasmado por las afirmaciones de Tesla sobre la energía libre, y su énfasis sobre frecuencias como la materia del universo. Cuando Moray terminó la escuela secundaria, fue a estudiar al extranjero, y tomó exámenes de residente para su doctorado en ingeniería eléctrica de la Universidad de Uppsala, Suecia, durante el período de 1912-1914.

Moray al principio teorizó que la energía estaba viniendo desde dentro de la Tierra. A través de experimentación continua, y a pesar de las dudas sostenidas por la comunidad científica de ese tiempo, el descubrió que la energía no estaba viniendo del suelo, sino de una fuente externa lejos de la Tierra.

La energía venía en oleadas continuas, como las olas del mar, más durante el día que durante la noche. En ese tiempo, Moray obtuvo la suficiente energía como para encender un lámpara de energía de carbón de 16 velas, como a media capacidad. El etiquetó y definió su día Radiante: la fuente de energía viniendo del cosmos a la Tierra y radiando de regreso de donde vino.”

Alrededor de 1920, Moray produjo su primer dispositivo elemental que suministraba energía eléctrica mesurable, y continuó trabajando diligentemente en dispositivos de energía cuando tenía tiempo. En los años ’20 y ’30, el continuamente mejoró sus dispositivos, particularmente su tubo detector, el único secreto real del dispositivo, según el mismo Moray.

En su libro, The Sea Of Energy In Which The Earth Floats (El Mar de Energía en el Cual Flota la Tierra), Moray presenta evidencia documentada que el inventó la primera válvula tipo transistor en 1925. En su tubo detector de energía libre, Moray aparentemente usó, dentro del mismo tubo, una variación de su idea de transistor – una pequeña pelotilla redondeada de una mezcla de zinc triboluminescente, un material semi-conductor, y un material radioactivo.

Canalizando las ondas de energía fue hecho por medio de una antena. Al ser instalado y conectado a tierra, cebado y luego sintonizado, el dispositivo halaría energía eléctrica. Los resultados de esta experimentación probaron que la generación de energía no se originó desde adentro del dispositivo. El dispositivo, a través de canalizar energía radiante, produjo hasta 50,000 Watts de energía y funcionó durante largos períodos de tiempo.

Según Moray, los rayos cósmicos altamente energizados del espacio son detectados por la máquina, la cual está en resonancia sub-armónica con esta alta frecuencia de nivel de energía, y convierte este nivel de energía en una forma útil de electricidad. Sin embargo, el uso por Moray del término “rayo cósmico” no es necesariamente el mismo que aquel de las físicas modernas, sino, de hecho, es el mismo como el actual concepto del energía del punto cero del vacío.

Moray previó que todo el espacio estaba lleno con vibraciones de una tremenda alta frecuencia, abarriendo inmensas e incalculables cantidades de energía cruda pura. El previó el Universo dinámico como una turbulenta fuente de gran energía, tal como las olas del océano acarrean energía a través de la Tierra. Esta idea también la compartía Tesla.

La aplicación de la patente de Moray (por cierto, jamás fue concedida) fue archivada el 13 de julio de 1931, mucho antes de la llegada del transistor de los Laboratorios Bell. Moray demostró exitosamente su dispositivo de energía radiante a profesores de ingeniería eléctrica, congresistas, dignatarios y una hueste de otros visitantes a su laboratorio. Moray incluso movió su dispositivo varias millas afuera, en el campo, lejos de todas las líneas de energía, para probar que el no estaba simplemente sintonizándose clandestinamente de una cierta otra parte de su laboratorio.

Varias veces el permitió a investigadores independientes a que desmontaran completamente su dispositivo y lo volvieran a montar, para que pudieran ellos mismos reactivarlo. En todas las pruebas, el tuvo éxito demostrando que el dispositivo podía producir energía sin tener que salir la energía de otro dispositivo o enchufe exterior de energía. Según la documentación exhaustiva, nadie fue alguna vez capaz de probar que el dispositivo era fraudulento o que Moray no había logrado exactamente lo que afirmaba.

Por otra parte, los registros están llenos de declaraciones firmadas de físicos, ingenieros eléctricos y científicas que llegaron al laboratorio de Moray como escépticos y se fueron convencidos que Moray había tenido éxito en sustraer de una fuente Universal de energía que podría producir corriente de energía libre.

Pero a pesar de su éxito, la Oficina estadounidense de Patentes se negó a concederle una patente a Moray, primero porque su dispositivo usaba un cátodo frío en los tubos (el examinador de la patente aseveró que era de conocimiento común que un cátodo calentado era necesario para obtener electrones) y segundo porque el falló en identificar la fuente de la energía.

Toda clase de patentes y dispositivos irrelevantes (inaplicables) fueron también presentados como siendo infringidos o duplicados por el trabajo de Moray. Cada una de estas objeciones fueron pacientemente contestadas y nulificadas por Moray. No obstante, la patente todavía no ha sido publicada hasta este día, aunque la familia de Moray todavía mantiene al corriente la aplicación de la patente.

Según el escritor Tom Bearden, uno de los esfuerzos de Moray para desarrollar la máquina implicaba una asociación con la Agencia de Electrificación Rural durante un corto período antes de la Segunda Guerra Mundial. En ese tiempo, el A.E.R. estaba aparentemente infiltrado en los más altos niveles por simpatizantes comunistas. Estos oficiales continuamente urgían a Moray a que les entregara todos los detalles de su dispositivo a la Unión Soviética, e incluso arreglaron la visita de científicos soviéticos de alto nivel al laboratorio de Moray, para ver el dispositivo en funciones.

Se piensa que debido a los tratos de Moray con el A.E.R. – mucho de su importante trabajo fue obtenido clandestinamente por la Unión Soviética. Bearden especula que el trabajo de Moray inspiró a los soviéticos a desarrollar los amplificadores del hiperespacio, fue fueron más tarde usados en sus armamentos psicotrónicos.

Moray se alarmó mucho por las continuas tentativas de sus contactos A.E.R. para obtener el dispositivo en manos de los rusos. El eventualmente concluyó que se había involucrado con un grupo gubernamental lleno de radicales y reaccionarios. Mucho como Tesla, Moray llegó a estar preocupado que su actividad de quinta columna estaba realmente dirigida en contra de el, en un intento de robar su dispositivo.

Quizás debido a sus sospechas, Moray fue herido por un tiro en su propio laboratorio, el 2 de marzo de 1940. Ningún detalle ha emergido en cuanto quien disparó el tiro y si Moray fue un blanco intencionado. Moray finalmente descontinuó su asociación con la A.E.R. en febrero de 1941.

Desafortunadamente, la unidad básica de Moray fue destruida en 1939, por un hombre que quería que Moray divulgara completamente el funcionamiento interno y la construcción de su dispositivo. En los días de Moray no había teoría que predijera que el espacio vacío contenía prodigiosas cantidades de energía. Los seguidores modernos de la geometrodinámica cuántica aseguran la verdad de la visión original de Tesla. Ahora nosotros sabemos que un centímetro cúbico de puro vacío contiene suficiente energía para condensarla en 1080 a 10120 gramos de material. Aunque la mayor parte de la tesis de Tesla y Moray – que el vacío mismo contiene energía ilimitada, es hoy justificada.

Con el alto precio de la gasolina, y la creciente preocupación por nuestro medio ambiente, el concepto de un automóvil todo eléctrico está, nuevamente, siendo considerado por los fabricantes más importantes de automóviles. Desafortunadamente, el problema con el paso de la batería y el almacenamiento todavía hacen de los automóviles eléctricos algo económicamente irrealizable.

En un artículo por Arthur Abrom para el periódico Dallas Morning News, fue señalado que los automóviles eléctricos eran una de las consideraciones más tempranas, y este modo de propulsión gozó de un breve y corto reinado. En los tempranos días del desarrollo automovilístico, la propulsión eléctrica fue considerada y usada.

Un automóvil eléctrico poseía muchas ventajas que no podían ofrecer los ruidosos, humeantes carros de gasolina. Sobre todo está el absoluto silencio que uno experimenta cuando se maneja un vehículo con propulsión eléctrica. No hay ni siquiera el asomo de ruido.

Uno le da vuelta a una llave y presiona el acelerador – el vehículo se mueve instantáneamente. Ningún chillido del encendido, ningún ruido para dar vuelta (esto fue antes de los encendidos eléctricos), no bombear en el acelerador, sin control de chispas para avanzar y ningún acoplamiento de la válvula reguladora antes de encender. Uno simplemente daba vuelta al interruptor de encendido para encender, y ya corría el automóvil.

Si uno desea aumentar la velocidad, simplemente presionar el acelerador, si no hay alguna vacilación. Soltando el acelerador causa que el vehículo vaya más despacio inmediatamente – uno está siempre en el complete control No es difícil entender porqué estos vehículos eran tan populares a la vuelta del milenio hasta por 1915.

La gran desventaja de estos carros en ese entonces, y aun hoy en día era su rango y necesidad de recargar cada noche. Todos esos vehículos eléctricos usaban una serie de baterías y un motor D.C. (corriente directa). Las baterías requieren una constante recarga, y el rango de viaje estaba restringido hasta unas 100 millas. Muchas de las grandes tiendas de departamentos en las áreas metropolitanas comenzaron a comprar camiones de entrega que eran eléctricamente accionados. Eran silenciosos y no emitían contaminantes. Eran casi el auto perfecto.

El mantenimiento era de un mínimo en vehículos accionados eléctricamente. Había pocos mecánicos y talleres en funcionamiento, a principios de los 1900s. Así pues, la vida citadina y de viajes parecía querer abrazar al automóvil eléctrico.

Dos cosas sucedieron para bajar la popularidad del automóvil eléctrico. Uno era el anhelo subconsciente por la velocidad lo que agarró a todos los entusiastas del automóvil de esa era. Los vehículos eléctricos no podían alcanzar velocidades de 45 o 50 millas por hora, ya que esto hubiera destruido las baterías en tan solo momentos. Las explosiones de velocidades de 25 a 35 millas por hora podían ser mantenidas por un momento o así.

La velocidad normal de conducción, dependiendo de las condiciones del tráfico era de 15 a 20 m.p.h. entre los estándares de 1900 y 1910. Esta era una velocidad límite aceptable de obtener para el vehículo eléctrico. Así también, el automóvil eléctrico no podía ser adaptado para acomodar y utilizar el motor polifásico A.C. de Tesla. Entonces, alrededor de 1915 o así, el automóvil eléctrico se convirtió en solo un recuerdo.

En 1931, bajo el financiamiento de Pierce Arrow y George Westinghouse, un Pierce-Arrow de 1931 fue seleccionado para ser probado en las tierras de la fábrica en Fúfalo, N.Y. El motor de combustión interna estándar fue quitado, para instalar un motor eléctrico de 80HP a 1800 r.p.m. al engranaje y la transmisión. El motor A.C. media 40 pulgadas de largo y 30 pulgadas de diámetro, y los plomos de energía fueron dejados en el aire – sin fuente externa de energía.

En el tiempo acordado, Nikola Tesla llegó de la Ciudad de Nueva York e inspeccionó el automóvil Pierce-Arrow. El luego fue a una tienda local de radio y compró un puñado de tubos, alambres y clasificó las resistencias. Una caja que medía 24 pulgadas de largo, 12 pulgadas de ancho y seis pulgadas de alto fue montada cubriendo el circuito.

La caja fue entonces colocada en el asiento delantero y tenía sus cables conectados al motor enfriado por el aire. Dos barras de ¼ de diámetro salían de la caja como por 3” de longitud. El Sr. Tesla se metió en el asiento del conductor, empujó las dos barras y declaró, “Ahora tenemos energía”. Puso el carro en engranaje y lo movió hacia adelante.

Este vehículo, accionado por un motor de Corriente Alterna, era conducido a velocidades de 90 millas p.h., funcionando mejor que cualquier motor de combustión interna de esos días. Una semana se invirtió en probar el vehículo. Varios periódicos en Búfalo registraron estas pruebas.

Cuando le preguntaban de donde venía la energía, Tesla contestó, “de los éteres alrededor nuestro”. Muchas personas sugirieron que Tesla estaba loco y de algún modo ligado a fuerzas siniestras del universo. Se molestó mucho, quitó su misteriosa caja del vehículo y regresó a su laboratorio en la ciudad de Nueva York.

Su secreto, al parecer, murió con el. Se especula que Tesla era capaz de, de algún modo, atrapar el campo magnético de la Tierra que abarca nuestro planeta. Y el, de algún modo fue capaz de extraer tremendas cantidades de energía cortando estas líneas de fuerza o causando que se multiplicaran todas juntas. La naturaleza exacta de este aparato permanece un misterio.

En 1969, Joseph R. Zubris tomó su Mercury de 1961 y le sacó el motor interno de combustión, Detroit. El, entonces, instaló un motor eléctrico como fuente de energía. Su sistema único de cables cortaba la energía gastada al encender hasta un 75% de lo normal y duplicó la eficiencia eléctrica del motor eléctrico cuando estaba operando.

La oficina estadounidense de Patentes le otorgó una patente Nº 3,809,978. Aunque el abordó muchas preocupaciones de mercadeo, nadie parecía estar interesado. Y, su sistema único todavía no está en el mercado.

En los años ’70, un inventor usó un generador Ev-Gray, el cual intensificaba la corriente de la batería, induciendo el voltaje a las bobinas de campo por un muy simple secuenciador. Permitiendo al motor cargar baterías separadas al operar el dispositivo, se necesitaban fenomenalmente pequeñísimas corrientes.

El dispositivo fue probado en el Instituto Crosby de Investigaciones de Beverly Hills, California, un motor EMA de 10 caballos de fuerza corrió durante más de una semana (9 días) en cuatro baterías estándar de automóvil. Los inventores estimaron que un motor eléctrico de 50 caballos de fuerza podría atravesar 300 millas a 50 m.p.h. antes de necesitar recarga.

El Dr. Keith E. Kenyon, el inventor de Van Nuys, California, descubrió una discrepancia en las leyes normales y largamente aceptadas relacionadas con imanes de motores eléctricos. El Dr. Kenyon demostró su invención ante muchos científicos e ingenieros en 1976, pero su reacción fue sorprendente. Aunque admitieron que el dispositivo del Dr. Kenyon funcionaba, no vieron ninguna o muy poca aplicación práctica al mismo.

La última fuente para u7n automóvil exitoso, eléctricamente accionado sería tener un motor eléctrico que no requiriera una fuente externa de energía. Suena imposible, porque viola todos los pensamientos científicos actuales. No obstante, ha sido inventado, y al Sr. H.R, Johnson se le ha extendido una patente Nº. 4,151,431 el 24 de abril de 1979 en tal dispositivo.

Este nuevo diseño, aunque originalmente sugerido por Tesla en 1905, es un motor de imanes permanentes. El Sr. Johnson ha arreglado una serie de imanes permanentes en el rotor y una correspondiente serie – con diverso espaciamiento – en el estator. Uno simplemente tiene que mover el estator a su posición, y la rotación del rotor comienza de inmediato.

La patente de Johnson afirma:
“La invención es dirigida al método de utilizar los giros impares de los electrones en ferro-magnética y otros materiales, como fuente de campos magnéticos para producir energía sin que ocurra ningún flujo de electrones en conductores normales y a motores de imanes permanentes para utilización de este método para producir una fuente de energía".
En la práctica de este invento, el giro impar del electrón ocurriendo dentro de imanes permanentes que son usados para producir una fuente de poder solamente a través de las características super-conductoras de un imán permanente, y el flujo magnético creado por los imanes es controlado y concentrado para orientar las fuerzas magnéticas generadas de tal manera, para hacer un trabajo útil continuo, tal como el desplazamiento de un rotor con respecto a un estator.

La sincronización y orientación de fuerzas magnéticas especiales en los componentes del rotor y el estator producidas por imanes permanentes para producir un motor es alcanzada con la apropiada relación geométrica de estos componentes. Los ingenieros de Hitachi Magnetics Corp. de California han declarado que el funcionamiento de un motor únicamente por imanes es factible y lógico, pero las políticas del tema lo hacen imposible para ellos la búsqueda del desarrollo de un motor de imanes o cualquier dispositivo que compitiera con los carteles de energía.

De hecho, parece que tales dispositivos han sido deliberadamente suprimidos a través de los años, para prevenir cualquier competencia de máquinas que pueden generar energía sin una fuente de combustible.

Esto pondría a los grandes carteles de petróleo y otras fuentes de energía fuera del negocio.

 

La Verdadera Razón del Interés de Tesla en la Energía Libre 
Según los diarios personales de Tesla, transmisiones anómalas de voz escuchadas a través de su recibidor especial de radio, discutía el calentamiento del planeta, causado por fuentes naturales y hechas por el hombre, de contaminantes atmosféricos.

Tesla también fue dejado con la impresión que las voces desconocidas favorecieron este resultado, y pudieran realmente haber “apresurado” el proceso, junto con la estimulación del desarrollo del motor de combustión interna.

Tesla pueda bien haber sido el primer humano en aprender acerca de lo que hoy en día se refiere al “Calentamiento Global” y el “Efecto Invernadero”. Tesla, convencido que las voces que estaba recibiendo eran de una fuente hostil extraterrestre, comenzó un esfuerzo concertado para desarrollar un medio de energía que no usara la quema de madera o combustibles fósiles. Una fuente de energía que fuera limpia e ilimitada, y que prevendría contaminantes, por lo menos los hechos por el hombre, de llenar la atmósfera y causar la retención del calor del sol.

Tesla fue el primero en volverse consciente de uno de los temas más controversiales en los círculos de conspiración de hoy –

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí