miércoles, 18 de julio de 2012

Algunos españoles se han encontrado con estos barracones cuando han llegado a Londres para trabajar en los Juegos. #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes


Los deportistas de todas las partes del mundo comienzan a llegar a la Villa Olímpica. Pese a las incomodidades del tráfico londinense, la comida o las camas excesivamente pequeñas, los deportistas contarán con todo tipo de comodidades para competir al máximo nivel. Lo mismo ocurre con la prensa, que se alojará en un recinto cercano a la Villa.
Sin embargo, hay un lado oculto en los Juegos Olímpicos. Un acontecimiento de tal envergadura mueve a ingentes cantidades de trabajadores, entre ellos los limpiadores. Éstos se alojan también en el Este de Londres, cerca de la Villa, pero con muchas menos comodidades.
El campamento está escondido de la vista pública. Las habitaciones son compartidas por diez personas, hay un baño por cada 25 y una ducha por cada 75, según informa el Daily Mail. Además de estas incomodidades, la lluvia caída en las últimas fechas en la capital inglesa ha anegado parte de las instalaciones.
Los habitantes de esta especie de poblado pagan a la compañía 18 libras al día como alquiler, lo que suma unas 550 libras al mes. Los trabajadores, en su mayoría, no son ingleses, aunque se prometió que los puestos creados por los Juegos serían para gente local.
Españoles en los Juegos
Entre ellos, hay españoles. Por ejemplo Andrea Muñoz, una estudiante madrileña de 21 años: "No pude creerlo cuando vi los sitios donde dormía la gente", relata al diario británico. "Cuando vi por primera vez las puertas metálicas y la torre alta en el medio, me recordó a una prisión. Es horrible".
"Estaba pensando en que podría pedir un trabajo, pero he cambiado de idea. Mis dos amigas firmaron, pero creo que se están arrepintiendo".
Según cuenta el diario, los limpiadores han firmados cláusulas de confidencialidad y silencio con la empresa para no hablar con la prensa y les han sido prohibidas las visitas de familiares por "motivos de seguridad".
La empresa se defiende
La empresa que se encarga del campo, Spotless International Services, se ha defendido de estas críticas y dicen que el número de baños y duchas exceden los requerimientos legales para un alojamiento temporal y que hay Internet y facilidades sanitarias. Eso sí, Craig Lovett reconoce que la lluvia ha sido un imprevisto.
"Esto no es una prisión. Nadie está obligado a estar aquí. Mucho de nuestros empleados vienen de unas áreas donde hay muchísimo paro y están felices de trabajar en los Juegos", asegura el responsable de la empresa. "Siempre habrá un par de personas descontentas en el sitio, pero es una pena que no hayan venido a hablar con nosotros para airear sus desavenencias porque hay procesos para arreglar eso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí