lunes, 16 de julio de 2012

La cocaína ya fue, lo que viene es peor‏ #GlobalrEvolution #noalosrecortesdeRajoy #15M #spanishrevolution #nolesvotes #democraciarealya

El presidente estadounidense Barack Obama firmó una ley federal que prohíbe varios tipos de estas sustancias sintéticas, tras varios intentos infructuosos de decenas de gobiernos locales para vetarlas. En los últimos meses, los servicios de emergencia de ciudades estadounidenses se han visto sorprendidos con cada vez más ingresos de pacientes con extraños episodios de paranoia extrema, agitación, alucinaciones y fuerza fuera de lo común, pero los exámenes toxicológicos no muestran ningún consumo de sustancias no autorizadas.

Resulta casi imposible saber cuáles de estos compuestos están contenidos en esos discretos paquetes de colores, que advierten en su empaque que ninguno de los químicos utilizados en su manufactura están aprobados para el consumo humano.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Las drogas de diseño o de síntesis son sustancias ligeramente distintas en su estructura molecular a las drogas existentes de las que derivan, pero con los mismos efectos a nivel del Sistema Nervioso Central. Son consumidas cada vez con mayor frecuencia y en contra de la creencia popular de que son relativamente inocuas o poco dañinas, la evidencia científica muestra que son sustancias que producen daños cerebrales importantes y que el consumo continuado produce problemas tanto de tipo orgánico como de tipo psicológico.

Este término de 'drogas de diseño' fue acuñado en los años '60 en relación a drogas de abuso obtenidas con fines recreativos y que podían diseñarse en laboratorios clandestinos para imitar los efectos de otras drogas cuyo tráfico era delito, y además se trataba de productos que por su novedad estructural no estaban registrados como sustancias ilegales, escapando así de la restricción legal.

Como consecuencia directa de la prohibición de los alucinógenos y las llamadas "drogas duras", cientos de laboratorios clandestinos en USA comenzaron a sintetizar compuestos químicos similares en estructura y efecto a las drogas prohibidas. Ninguno de ellos es un alcaloide que se pueda aislar directamente de una planta, todos se obtienen a través de procesos químicos de mayor o menor complejidad.

La intención de los traficantes de las drogas de diseño era hacer negocio y escapar a los controles.

Originalmente las drogas de diseño se clasificaron en los siguientes tipos de sustancias:

> Análogos de la anfetamina y mescalina (comparten propiedades estimulantes, similares a las de la anfetamina y alucinógenas similares a las de la mescalina).
> Opioides sintéticos (análogos del fentanilo y meperidina).
> Arilhexilaminas (fenciclidina).
> Análogos y derivados de la metacualona.

A medida que ha pasado el tiempo, se consideran drogas de diseño a los análogos de la anfetamina-mescalina. En ese grupo la más importante es la MDMA (metilendioximetanfetamina) conocida vulgarmente como Éxtasis.

Otro caso es la 2-CB (2,5-dimetoxi-4-bromo-feniletilamina), más conocida como Venus, Nexus o TUCIBI por sus siglas en inglés “2CB”.

Es una droga diseñada a partir de la mescalina y se comercializa en comprimidos de distintos colores y formas. Se consume en forma oral y sus efectos comienzan a los 20 minutos, prolongándose hasta 4 horas. Cuando la 2-CB llega al cerebro, se fija a los receptores de dopamina, adrenalina y noradrenalina.

Produce relajación, distorsión sensorial, agitación y hasta alucinaciones, presentando una potencia superior a la mescalina. Como produce acostumbramiento, el efecto se retarda hasta 3 horas por lo que la sobredosis aparece con mayor frecuencia. En la medida en que el efecto deseado tarda en llegar, el usuario aumenta fácilmente la dosis.

La intoxicación crónica puede dar lugar a vasculitis, cardiomiopatía, hipertensión pulmonar y está en investigación el daño permanente que se puede causar a las neuronas dopaminérgicas y serotonérgicas.

Pero ahora hay otras sustancias más. Se les conoce como 'incienso' y 'sales de baño'. Sin embargo, no contienen ninguno de esos productos. Se cree que se producen principalmente en China e India y se mezclan en USA, y no dejan rastro en los usuarios.

"Es un paquete que venden en las estaciones de servicio como incienso y es completamente legal. Se fuma y causa unas reacciones erráticas en el comportamiento de los pacientes", explicó a BBC Mundo, Patricia Junquera, profesora asistente de psiquiatría de UM.

Este supuesto incienso (conocido como Spice o K2) contiene químicos que, en la mayoría de los casos, intenta reproducir el ingrediente activo de la marihuana (THC). Los estudios de laboratorio demuestran que pueden ser de 100 a 800 veces más potente.

También se han encontrado en ellos productos como fertilizantes.

Mientras que las sales de baño están hechas principalmente con químicos parecidos a la anfetamina, como metilendioxipirovalerona (MDPV), mefedrona, y provalerona. Se venden como 'sustitutos de cocaína' o 'LSD sintético' en forma de polvo que es inhalado, tragado o inyectado en la vena.

Sin embargo, resulta casi imposible saber cuáles de estos compuestos están contenidos en esos discretos paquetes de colores, que advierten en su empaque que ninguno de los químicos utilizados en su manufactura están aprobados para el consumo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haz tus comentarios aquí