martes, 28 de agosto de 2012

“Bankia ha sido una estafa múltiple y creo que la querella contra Rato va a prosperar” #democraciarealya #marchascongreso #GlobalrEvolution #15M #nolesvotes


El lector que quiera comprobar en qué medida la crisis financiera se ha convertido en un tsunami devorador del Estado de Bienestar encontrará su obra de referencia en Los días que vivimos peligrosamente (Planeta).
Su autor es el veterano periodista Mariano Guindal (Madrid, 1951), colaborador de La Vanguardia y El Economista.
En sus cerca de 400 páginas, las criticas se reparten por igual entre un gobierno de Rodríguez Zapatero incapaz de reconocer la crisis que se avecinaba mientras insistía en la recuperación (“brotes verdes”) y una oposición empeñada en ganar las elecciones incluso a costa de hundir al país. No salen mejor parados otros estamentos como la prensa —“hoy en día deben cantidades enormes que no pueden pagar a los bancos”— o las cajas de ahorro que se emplearon “como Bancos de Desarrollo Regional para pagar proyectos sin ningún sentido y únicamente elegidos por capricho del gobierno autonómico de turno”.
Al leer su libro, uno tiene la sensación que España se ha ido por el desagüe por mucho tiempo por culpa de una élite política y financiera. ¿Ha sido por acción o por omisión de esa élite?
Es un análisis exacto. España se ha gastado el crédito de dos generaciones: la de mis hijos y la de mis nietos. Debemos 950.000 millones de euros y en caso de no pagar, corremos el riesgo de ser Argentina. Se trata de la segunda deuda más grande del mundo. Hemos llegado hasta ahí por culpa de políticos, banqueros y constructores y por dos razones: la avaricia y la corrupción. Los ciudadanos lo hemos contemplado de manera benevolente, votando con la nariz tapada. Los corruptos han acabado ganando y se ha destruido aquello llamado el sueño español. No olvidemos que nos habían prometido ser líderes en el cambio en Europa.
Otra de las realidades es que nadie ha pagado con responsabilidades por sus errores en la dirección de organismos políticos y financieros, ¿No estamos olvidando las lecciones del pasado con esta impunidad?
Echo de menos que salga un banquero y que pida perdón con honestidad por llevar al país al borde de la quiebra. Por eso están llegando los recortes. En Estados Unidos, por ejemplo, pidió perdón el presidente de Citibank, una de las mayores entidades; aquí no lo ha hecho nadie. Se trata de un problema ético y moral. Lo sucedido con las cajas es un ejemplo tremendo de mala gestión en el que asumir más riegos conllevaba mayores sueldos para los directivos. Hay una clara responsabilidad de políticos que ocuparon los cargos, sindicatos que no quisieron defender a las entidades y del Banco de España que no cortó la hemorragia a tiempo.
Como profundo conocedor de la actividad económica de España, ¿qué opina del caso Bankia? ¿Lo considera una estafa masiva a pequeños ahorradores?
Ha sido una estafa múltiple y creo que va a prosperar la querella. La salida a Bolsa de Bankia fue fraudulenta y se basó en cifras que no eran ciertas. Rato dice que le cambian las reglas a mitad de partida cuando debe provisionar créditos morosos. Esto también es cierto. Pero analicemos lo ocurrido. Mi entidad financiera, Banco Sabadell, me intentó colocar acciones de Bankia. Me di cuenta que el precio real no era el fijado. Mire fuera y en el extranjero no había ningún inversor comprando nada y aquí solo lo hacían empresas con grandes intereses de corte político como Iberdrola. La misma actuación fraudulenta ocurrió con las preferentes que tenían un nombre equivocado, aunque en este caso lo lógico es que se devuelva el dinero a aquellos que puedan demostrar que hubo mala fe y fueron engañados.
¿Hasta qué punto le parece representativo de aquel espíritu del “España va bien” que dos de sus principales artífices (Rato y Acebes) estén imputados por el caso Bankia junto a miembros de otros partidos, sindicatos, patronal y hasta el presidente de Cruz Roja Española?
Es una estafa múltiple propiciada por el sistema, donde están todos los actores sociales. Es cierto que Bankia era el banco del PP. Cada consejero cobraba 6.000 euros por ir a reuniones en las que únicamente hacía aquello del oír, ver y callar. Se ha visto que las cajas eran el reparto de un botín. Las cajas actuaban como bancos de desarrollo regional de la autonomía de turno, sin criterios sólidos. Rato tenía 6 millones de euros de sueldo, lo cual en el sector privado es aceptable, pero en el público no puede ser.
En el libro también cita el silencio interesado de los medios de comunicación durante tantos años. ¿Cómo ninguno fue capaz de avisar de lo que se venía encima en casos obvios como Spanair o Bankia
Hay apagones informativos interesados y conspiraciones de silencio sobre algunos temas. Si tienes un crédito enorme con Bankia, como es el ejemplo de PRISA, todo el mundo se calla. Cuando se sabía que el problema de las cajas era la politización, se puso a Miguel Blesa al frente de Caja Madrid. Eso lo escribí en su día en El Economista y nadie dijo nada. La gran mayoría de medios de comunicación están en quiebra, sufriendo un durísimo ajuste propio de la reconvesión industrial que viven y eso pone en duda la calidad democrática que otorga la libertad de prensa.
Una de las tesis que defiende en el libro es que los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades con dinero prestado y que no queda otra solución que recortar el Estado del bienestar (pensión, empleo púbico…). Sin embargo, ¿por qué no se habla de atacar la evasión fiscal? Como bien sabrá la mayoría de empresas españolas del Ibex 35 tienen presencia en paraísos fiscales o el uso perverso que se hace de las SICAVs lleva a que en España aparentemente “no haya ricos” cuando lo que hacen es eludir los impuestos con las herramientas legales disponibles…
Desde el punto de vista ejemplarizador, tendría gran significado acabar con esa impunidad. Pero también es cierto que todo el dinero español en paraísos fiscales solo sería el 1% de nuestra deuda. Además, no olvidemos que si se cumple cierta legislación se puede tener dinero en lugares como Luxemburgo o Suiza (66.000 millones de euros de españoles están depositados en el país helvético). Creo que el problema es más que nuestra presión fiscal es muy baja, similar a la de Estados Unidos, pero gastamos como Alemania. Se amplió el Estado del Bienestar con los ingresos que provenían del ladrillo y se creyó que iban a ser para siempre. Se construyó un edificio con sus cimientos en una ciénaga, todo ello en un país donde la gente no quiere pagar impuestos.
No sé si conoce el documental Memoria del Saqueo. Narra cómo Menem, su cohorte, los partidos y sindicatos saquearon Argentina en los 90. ¿Podemos hablar de algo similar en España? Las cifras de imputados en partidos son a cientos (uno de cada cinco diputados del PP en Valencia). Además, hay doctrinas al uso para evitar imputar a banqueros, indultos y prescripciones de casos de estafa en directivos de multinacionales. En el caso Bankia está imputado hasta el presidente de Cruz Roja en España…
La avaricia y corrupción han sido clave. Ojalá que no acabemos como el caso argentino. Lo cierto es que ninguna institución funciona bien en nuestro país. Los países ricos son los que tienen instituciones sólidas en la Justicia, Gobierno y Educación. Se construyó una democracia deprisa y corriendo, pero hubo muchísimos errores como implantar una monarquía sin monárquicos o, por el miedo a reconocer las identidades de Cataluña y Euskadi, encontrarnos en un gran desorden territorial.
¿No es contradictorio que la gran patronal llame a la reducción del Estado del Bienestar cuando por ejemplo nuestras empresas de infraestructuras se han hecho gigantes mundiales gracias a los trabajos que realizaban para el Estado? ¿Qué opina de los desvíos de fondos que ha habido siempre en las obras públicas en España?
Hace apenas dos décadas, España no tenía multinacionales. Ahora las hay a costa de invertir 460.000 millones en el exterior porque el crédito era barato para internacionalizarse. Se dio el salto adelante y eso no es negativo, es una oportunidad. Sin embargo, hemos pasado del monopolio de lo público al privado, ya que han fallado los mecanismos de competencia. En el caso de la construcción hubo alianzas entre políticos y promotores. Estos últimos salen indemnes de la crisis cuando son los que más han corrompido en concursos públicos y subvenciones. Hay que recordar que de las 10 grandes fortunas en España, siete están ligadas al ladrillo. Esta gente cuando vio que la cosa se ponía fea se llevaron el dinero al extranjero por medio de vehículos de inversión. Lo sucedido en el palco del Bernabéu era el claro ejemplo del capitalismo de amiguetes, donde es fácil hacerse rico si tienes de amigo a un político. Para hacerse rico en España lo importante no es tener una idea y trabajar por ella como en Estados Unidos. Este tsunami en forma de crisis nos va a causar dolor pero espero que limpie el panorama de gente como Florentino Pérez. La gran estafa actual es culpa de los constructores y nuestros hijos la van a tener que pagar.

A ESTE PASO DE GOBIERNO DE LOS LADRONES SOBRE LOS IMBECILES ESTO ES LO QUE NOS PASARÁ
Si quieres contribuir a que Amadeuxxx pueda seguir publicando artículos como este, puedes hacer tu donación en: Paypal (seguro y permite diferentes formas de pago) Donación de importe libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí